Revista Palanca Abril 2016

Screen-Shot-2017-04-10-at-11.30.15-AM.png
Comparte estas informaciones:
REVISTA <<< Haz clic en el botón para descargar revista

EL PAPA EN TIERRA AZTECA

Este encuentro de estos dos líderes religiosos se viene propiciando desde hace un poco más de medio siglo. Todo empezó con el papa san Juan Pablo II, pero no fue posible ya que faltando unas semanas para ese encuentro, el papa polaco murió. Se continúo la intención con el papa Benedicto XVI, pero tampoco se pudo realizar por motivos de impases sobre la presencia de la iglesia católica en Rusia. Pero ya con el papa Francisco estas diferencias han sido superadas y se ha aprovechado este viaje a América y reunirse en un país neutral, como lo ha sido Cuba.

Screen Shot 2017-04-10 at 11.35.14 AMEs mucha la noticia que hay en los medios sobre este acontecimiento. Y, ¡claro que ha sido un acontecimiento! Desde que sucedió el cisma que dividió a la Iglesia hasta ahora, estos dos líderes religiosos se juntan, se dan las manos y conversan en un clima de fraternidad. El tema más importante tratado fue el de la persecución y martirio que están sufriendo nuestros hermanos cristianos por el estado islámico. Tendremos que esperar para saber a qué conclusiones habrán llegado ambos líderes religiosos.

Pero ahora el santo Padre llega a México. Siempre una gran cantidad de personas y fieles católicos se han preguntado por qué los últimos tres papas han visitado más de una ocasión este gran país azteca; qué es lo que les ha llamado la atención a los últimos tres Papas de México, etc. Cabe señalar que a veces estas preguntas se hacen bajo el manto de cierto celo porque pareciera que los otros países del continente latinoamericano no despiertan la misma inquietud de los pontífices. Se han dado varias razones para justificar estos viajes apostólicos a México, y el mismo santo padre ha dado algunas que otras causas de su visita. Independientemente de estas, si quiero, -y es bueno señalar-, otras causas que hay que tener en cuenta son las siguientes: recordemos que México, junto con Brasil y Colombia, tienen la mayor cantidad de fieles católicos de este continente. México es una de las columnas del catolicismo junto a estas otras dos naciones. La fe católica del pueblo Mexicano ha sido muy golpeada por los escándalos de abusos sexuales llevados a cabo por algunos miembros del clero. Esta triste situación, como en los otros países, ha sido un demoledor golpe a la fe de muchos fieles y ha puesto en entredicho también la autoridad de la Iglesia. Recordemos que siempre se le ha endilgado a la jerarquía católica en México y al Vaticano el no haber actuado con prontitud y energía ante estos casos.

Otro asunto o problema que no debemos dejar pasar por alto es que México ha sido contagiado, si cabe el término, por la ideología de género. En algunos estados de México se han aprobados leyes que hacen presente aquello que el papa san Juan Pablo II llamó «la cultura de la muerte», con leyes de aborto, uniones homosexuales y adopciones por estos y eutanasia. México es un país federado y hay leyes federales y leyes estatales; por eso estas leyes sólo se han aprobados en algunos estados incluyendo el Distrito Federal. Todo esto conlleva a mermar más la tradición, valores y principios del pueblo mexicano que en su mayoría se identifican con el catolicismo. La visita del santo Padre a México ha provocado también cierto malestar y crítica porque los contrarios a ella han dicho que el gobierno mexicano ha gastado muchos millones y que lo mejor era que lo invirtieran en obras de bien social. Hay que aclarar que el costo de la visita papal a México casi en su totalidad fue asumida por donaciones de empresas y personas particulares, -por ejemplo: los cinco papamóviles usados para sus recorridos fueron donados por empresas automotrices-; sin dejar de lado la responsabilidad o la parte que sí le corresponde a las autoridades. Recordemos que el santo Padre también ostenta la categoría de jefe de Estado del Vaticano y el país anfitrión tiene la obligación y responsabilidad de garantizar la seguridad y estancia de todo visitante distinguido, como lo son los jefes de estado que visitan un país. Jamás se puede pretender que porque sea el papa, el gobierno mexicano no cumpla con su deber con tan distinguido huésped. A estos que dicen estas cosas habría que preguntarles por qué no reclaman lo mismo cuando va cualquier otro jefe de estado de visita a su país. Lo evidente no necesita demostración: definitivamente se fragua por debajo una animadversión hacia la figura del papa y lástima que sea en uno de los bastiones del catolicismo en América. Pero, esto tampoco ha de extrañarnos.

Esperemos que esta visita del santo Padre haya logrado su cometido y que Francisco haya podido confirmar a nuestros hermanos de México en la fe en Cristo y su Iglesia.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top