RENOVACIÓN

renovacion2.jpg
Comparte estas informaciones:

Por:Altagracia Suriel
a_suriel@yahoo.com

Busca más información de tu Revista Palanca aquí 

La renovación tiene su origen en el concepto latino renovatio cuyadefinición se vincula a la «accióny efecto de renovar».

La renovación, además de aplicarse a todas las áreas de la vida, tiene una especial

aplicación, a los seres humanos.Renovarse implica despojarse de lo viejo, convertirse en una personanueva, dejando aflorar un ser que es la imagen de Cristo Resucitado.

Es en el encuentro de Jesús con Nicodemo descrito en el Evangelio de Juan 2:23, donde se profundizan lascaracterísticas de la renovación como valor espiritual que los cristianos estamos llamados a vivir:

LA RENOVACIÓN ES FRUTO DEL ENCUENTRO CON JESÚS:

El primer paso para renovarnos espiritualmente es el encuentro con Jesús que es quien motiva la transformación en nuestras vidas.Nicodemo tuvo la iniciativa de buscar a Jesús, incluso de noche, porque necesitaba una renovación que esperaba encontrar en la grandeza de Cristo, de ahí su motivación de acercarse a Él: «Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él».

NACER DE NUEVO, POR LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO:

El diálogo entre Jesús y Nicodemose enfoca en la condicionalidad de la renovación espiritual como requisito para poder ser parte de suReino. Quien obra la renovación es el Espíritu Santo que es quien libera alhombre de lo viejo para convertirloen un ser nuevo: «Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo,que el que no naciere de nuevo, nopuede ver el reino de Dios. Nicodemole dijo: ¿Cómo puede un hombrenacer siendo viejo? ¿Puede acasoentrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? RespondióJesús: De cierto, de cierto te digo,que el que no naciere de agua y delEspíritu, no puede entrar en el reino de Dios».

LA RENOVACIÓN SE SOSTIENE EN LA FE:
La fe en Jesús sustenta y sostiene la renovación espiritual. Su presenciaen nuestras vidas nos renueva cada día para dar testimonio en palabras y en nuevas actitudes y prácticas quereflejen una conversión profunda queimplica despojarnos de las obras dela carne.

Renovarnos en el Espíritu de Dios es vivir a imagen de Cristo,comprometidos con la familia, la iglesia y la comunidad, asumir lacruz como camino de purificación y expresar la alegría, la confianza, lafe, la compasión y la misericordia delos Hijos de Dios.

El cristiano renovado vive en la certeza de la fe. Su esperanza está puesta en el Jesús que fue levantado para que todo aquél que en El cree, no se pierda y tenga vida eterna.

Busca más información de tu Revista Palanca aquí 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top