SIEMPRE MADRE

María2-e1590759731662.jpg
Comparte estas informaciones:

Por:
Ezequiela Ortíz

Descarga la Revista Palanca del mes de mayo aquí

El amor de Madre es un amor puro y sincero, es el amor que alimenta, que cuida, que se entrega por completo. Que guía hasta que se es adulto para valerse por sus propios medios, y acompaña por siempre.

Una vez madre, se es siempre madre, y así María Madre de Dios es siempre madre de quienes por Cristo son hijos de Dios; ella aceptó ser la madre de Emmanuel y recibe cada nuevo miembro que su hijo invita al banquete.

María no nos deja solos. Nuestra historia de fe está acompañada en todo momento por su amor puro y sincero. Ella nos ama porque ha nacido de Dios y le conoce, tal como Juan nos relata en su primera carta en el capítulo cuatro: quien ama ha nacido de Dios y le conoce.

Es tan madre que, aunque muchos le nieguen o desprecien, ella siempre ruega por todos sus queridos hijos. Ella lleva siglos demostrando que nos ama y que desea que seamos salvados por su hijo Jesús. No busca lugar, ella quiere que tu ocupes tu lugar, eseque Cristo ha preparado para ti (Un 14,3).

Puedes continuar leyendo nuestro editorial en el siguiente, haciendo clic aquí

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top