Semana Santa : ¿Playa o Reflexión?

Screen-Shot-2016-03-20-at-5.40.54-PM.png
Comparte estas informaciones:

Por: José Eugenio Garrido Ramírez

Hoy es Domingo de Ramos y el Evangelio versa sobre la Pasión y Muerte de Nuestro Señor en la versión del Evangelio de San Lucas, capítulo 22, 14-23,56. Quisiera destacar algunas de las actitudes que se describen en él y su comparación con las que vivimos en nuestro tiempo. Jesús comparte la cena con sus amigos.

El, el amigo que nunca falla va a dejarlos, y les da las últimas instrucciones.

Les habla de recordarlo compartiendo en la Eucaristía Su Cuerpo y Su Sangre.

Como amigo verdadero va a darlo todo por ellos y por nosotros, como la mayor expresión de Amor que es posible entregar.

Cuánto nos cuesta hoy entregar un poco de lo nuestro, aunque sean pequeñas cosas materiales.

Otra actitud, la de Pedro.

Con su espontaneidad, le jura a Jesús: “Señor, contigo estoy dispuesto a ir incluso a la cárcel y hasta la muerte”. Al poco tiempo, por debilidad humana, lo niega tres veces antes de que cantara el gallo según lo había predicho Jesús.

Pero no se queda con la culpa. Llora amargamente y limpia su pecado.

Hoy, por las tentaciones del mundo, muchos de los que hemos jurado seguir al Señor caemos y en vez de levantarnos, pedir perdón y seguir adelante tratando de ayudar en la construcción de un mundo mejor, nos quedamos en el fango.

Otra actitud, la de Pilatos.

Se convence de que Jesús es inocente pero lo entrega al martirio. ¿Cobardía, respeto humano o irresponsabilidad? Puede haber sido un poco de todo. Lo cierto es que teniendo la Justicia en sus manos, fue injusto. Muchas veces por miedo, por complacer a alguien, por lograr alguna ventaja, somos como Pilatos de este siglo.

Y esto se refiere no solo a los que administran justicia en los tribunales, sino que lo somos en cosas de nuestra vida diaria, como negar algo a quien le pertenece.

Estamos en la puerta de la Semana Mayor. Es un momento magnífico para hacer una profunda reflexión sobre nuestra vida y la sociedad que nos ha tocado vivir. Y en ella ver si estamos siendo Pedro, Pilatos o algunos de los amigos verdaderos de Jesús.

Si estamos en el camino verdadero, seguir adelante, si no, Jesús nos espera con los brazos abiertos.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top