Revista Palanca Julio 2019

Portada-Revista-Palanca_JULIO_2019.jpg
Comparte estas informaciones:

«VARÓN Y MUJER LOS CREÓ»

Descargar aquí 

Así se titula el nuevo documento que ha publicado la Congregación para la Educación Católica del Vaticano, y que viene a ser una especie de respuesta y de camino a seguir en cuanto a la enseñanza católica sobre el ser humano, basados en la leynatural y aporte científico a todo lo referente a la antropología;documento que es una guía sobre la cuestión del gender en la educación.

En el documento se explica que se difunde cada vez más la conciencia de que estamos frente a una verdadera y propia emergencia educativa, en particular por lo que concierne a los temas de afectividad y sexualidad. La Santa Sede de que uno de los grandes enemigos para la juventud es la imposición de la ideología de género en los colegios y escuelas. El mismo papa Francisco se ha manifestado en varias ocasiones al respecto cuando ha dicho bien claro que estamos ante una «colonización ideológica».

El documento también advierte sobre la desorientación antropológica, que caracteriza ampliamente el clima cultural de nuestro tiempo, y que ha contribuido a desestructurar la familia natural, con las tendencias a cancelar las diferencias entre el hombre y la mujer, consideradas como simples efectos de condicionamientos histórico cultural. Así, en este contexto, la misión educativa enfrenta el desafío que surge de diversas formas de una ideología, genéricamente llamada gender, que niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y mujer. Esta ideología presenta una sociedad sin diferencia de sexos, y vacía el fundamento antropológico de la familia. Esta ideología lleva a proyectos educativos y directrices legislativos que promueven una identidad personal y una intimidad afectiva radicalmente desvinculadas de la diversidad biológica entre hombre y mujer. La identidad humana viene determinada por una opción individualista, que también cambia con el tiempo.

Por el contrario, la visión antropológica cristiana ve en la sexualidad un elemento básico de la personalidad, un modo propio de ser, de manifestarse, de comunicarse con los demás, de sentir, de expresar, y de vivir el amor humano. Por esto, la Congregación para la Educación Católica, dentro de sus competencias, tiene laintención de ofrecer algunas reflexiones que puedan orientar yapoyar a cuantos están comprometidos con la educación de las nuevas generaciones a abordar metódicamente las cuestiones más debatidas sobre la sexualidad humana, a la luz de la vocación al amor a la cual toda persona es llamada. Su metodología se basa en tres pilares fundamentales: escuchar, razonar y proponer. Este documento no es extenso, no es un documento que proyecte una lectura incomoda ni aburrida. La estructura del mismo es la siguiente: inicia con una introducción, luego las tres actitudes o momentos que ya mencionamos, y que son escuchar: comprender la perspectiva o ideología de género, lo hace a través de un recorrido histórico muy sucinto, señala un posible punto de encuentro que puede haber entre la ideología de género y el pensamiento cristiano. Pero este punto de encuentro no hay que entenderlo ni asumirlo como claudicación de la doctrina cristiana católica; y en segundo momento hace una crítica, haciendo uso de la filosofía, la biología y elementos propios de la fe cristiana; y los otros dos momentos son el razonar y proponer que, deja muy en claro la enseñanza de la iglesia sobre la relación de la fe y la razón. Es un análisis racional, con la inteligencia aplicando la razón natural; así, en el proponer, hace referencia a la antropología cristiana, es decir, la visión del hombre que subyace y que está siempre presente en la revelación bíblica. Después se habla del papel de la familia, la escuela, de cómo influye o debería influir la sociedad; no sin dejar de mencionar la importancia de la formación de los formadores. O sea, de cómo aquellos que tienen a su cargo la dirección de las instituciones educativas y el contacto con los niños, deben estar verdaderamente bien formados. Y ya la parte final está la conclusión.

El documento señala que a la acción educativa de la familia se une al de la escuela, que interactúa de manera subsidiaria. Entonces, la escuela católica debe convertirse en una comunidad educativa en la que la persona se exprese y crezca humanamente en un proceso de relación dialógica, interactuando de manera constructiva, ejercitando la tolerancia, comprendiendo losdiferentes puntos de vista y creando confianza enun ambiente de autentica armonía. La educación en la afectividad necesita un lenguaje adecuado y moderado. En primer lugar debe tener en cuenta que los niños y jóvenes aún no han alcanzado la plena madurez y empiezan a descubrir la vida con interés. Por lo tanto, es necesario ayudarlos a desarrollar un sentido crítico ante una invasión de propuestas, ante la pornografía descontrolada y la sobrecarga de estímulos que pueden mutilar la sexualidad.

No se puede dejar a la familia sola frente al desafío educativo. Por su parte, la Iglesia continua ofreciendo apoyo a las familias y a los jóvenes en las comunidades abiertas y acogedoras. No podemos nosotros quedarnos indiferentes ante este desafío que tenemos de frente y adoctrinamiento ideológico que socava lo más esencial de la persona humana, la imagen de Dios manifestada en el hombre. Fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, y esto es lo que estos promotores de esta ideología quieren destruir en nosotros. No sucumbamos a esta colonización ideológica, como ya lo ha denunciado el papa Francisco. No dejemos que destruyan en nosotros, ni mucho en nuestros niños, la belleza de ser hombre y mujer. Unámonos todos y enfrentemos estos poderes facticos y sin escrúpulos y digámosle «¡CON MIS HIJOS NO TE METAS!».

Descargar aquí 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top