¿QUÉ ES MÁS IMPORTANTE, MIS HIJOS O MI PAREJA?

Screen-Shot-2016-10-04-at-9.42.44-AM.png
Comparte estas informaciones:

LIC. LORRAINE ISA, M.A.
TERAPEUTA FAMILIAR Y DE PAREJA.
ESPECIALISTA EN INTERVENCIONES EN PSICO-TERAPIA.

Cambios en la pareja tras el nacimiento de los hijos

El nacimiento de los hijos es una etapa del ciclo de vida familiar muy demandante. Los padres, quienes tomada la decisión de unirse llevan a cabo una dinámica de pareja en la que solo se encuentran dos, deben enfrentarse a los cambios que conlleva el reto de tener hijos.

En este momento la dinámica familiar varía; el tiempo es compartido, las necesidades de los bebés deben ser atendidas instantáneamente. El cansancio, la reducción de tiempo y muchas veces los cambios en la economía son de las razones por las que las actividades que solía hacer la pareja disminuyen, o en el peor de los casos, desaparecen.

Muchas parejas han logrado superar este trayecto sinuoso en el que es tan común desconectarse. Sin embargo, en ocasiones los padres se enfocan únicamente en el rol parental despreocupándose de nutrir la base de la familia, la pareja. Cuando los hijos se convierten en prioridad en una relación de pareja existe el riesgo de que el vínculo relacional se debilite. Si en adición a los cambios que conlleva esta nueva etapa en la familia se le agregan malos tratos, críticas o comentarios despectivos por desacuerdos en la crianza; se crea un alejamiento afectivo, di cultad en la comunicación y nos olvidamos de alimentar la intimidad de la pareja con detalles, conversaciones, atenciones, caricias verbales y físicas, se crea una sequía donde la pasión, la intimidad y el compromiso de la relación pueden verse amenazados.

Los hijos son una bendición que traen vida y alegría al hogar. Descubrimos nuevas habilidades, fortalezas y capacidades que ignorábamos. Vivenciamos otra dimensión del amor, una que desconocíamos. Ese amor especial es tan único e incomparable como el de la pareja, son diferentes y cada uno presenta necesidades separadas. Por lo tanto es importante que la pareja mantenga los hábitos de comunicación y el tiempo de compartir y actualizarse diariamente. Las demostraciones de afecto y deseo son necesarias en esta etapa en la que sobre todo el esposo puede sentirse amenazado por el hijo quien le “roba” el afecto de su esposa; razón por la cual es necesario que la madre permita la integración del padre en el cuidado del bebé sin criticar o atacar, sino más bien reforzando el acercamiento afectivo y la disposición de ayudar, reconociendo que es un rol que ambos deben asumir.

Los hijos necesitan afecto, cuidado y atención a sus necesidades. Necesitan ambas figuras parentales ya que cada una cumple un rol diferente en sus vidas. Una relación de pareja fortalecida en la que los miembros son cómplices, amantes, amigos, aliados que renuevan el amor mutuo constantemente y disuelven los con ictos, es una relación que construye una base sólida para los hijos y una vida de pareja duradera y saludable.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top