Comparte estas informaciones:

 

Breve historia del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en República Dominicana

Desde mucho antes de 1962, fecha en que llegaron los Cursillos a la República Dominicana, nuestra Jerarquía Eclesiástica tenía noticias del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, y seguían su evolución con interés.

El entonces Arzobispo de Santo Domingo, Monseñor Beras, en sus viajes al exterior se informaba del Movimiento. El Nuncio de Su Santidad para entonces, Mons., Clarizio, también seguía muy de cerca el Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Fue el Arzobispo Metropolitano y Primado de America, Monseñor Octavio Antonio Beras, quien solicito al Secretariado de Cursillos de San Juan de Puerto Rico el que viniesen al país a dar el primer Cursillo de Cristiandad, hecho que tuvo lugar en septiembre de 1962.

Se celebró este primer Cursillo en la Residencia Universitaria San José de Calasanz del 27 al 30 de septiembre de 1962 en la ciudad de Santo Domingo. La Jerarquía tenía tanta confianza y esperanza en este Movimiento que logro que asistieran al mismo 8 sacerdotes de la Arquidiócesis.

Se dieron consecutivamente 6 Cursillos para hombres. El primer Cursillo para mujeres fue el No.7 y se celebró en noviembre de 1963 en la residencia de las religiosas Carmelitas en la Ciudad Universitaria. Dirigió este Cursillo un equipo mixto procedente de la Diócesis de Arecibo, Puerto Rico.

Los del equipos de dirigentes que venían de Puerto Rico a fines de 1962 montaron una Escuela de Dirigentes, formada   aceleradamente para que pronto los dominicanos pudieran manejar por si mismos el Moviemiento. El Sacerdote,  primer Director de la Escuela de Dirigentes, fue el R.P. José Rodriguez Mantilla del Cursillo No. 1.

La Escuelade Dirigentes se inició en Ia parroquia de San Miguel, ya que el primer Director del Movimiento fue el P. Marcial Silva, también del primer Cursillo, párroco de este Parroquia. En enero de 1963 la Escuela se traslado al Convento y funcionaba en tres ramas distintas: hombres, mujeres y señoritas. Los 7 primeros Cursillos se dieron en diferentes Colegios de la Capital ya que para elnúmero 8 el Señor Arzobispo había habilitado la Casa de San Lázaro en la Calle Santomé. Era febrero de 1963. A partir de esta fecha todos los Cursillos se dieron en esta casa hasta el No.66 en el mes de abril de 1965. Allí tenían su asiento el Secretariado y la Escuela. El Secretariado inicialmente estuvo dirigido por D. Isaías Herrera del Cursillo No.4 y el Director Espiritual del mismo lo fue el P. Marcial Silva.

A finales de 1962 llegaba al país el P. Eduardo Torra de Arana, quien seria luego el gran impulsor de los Cursillos en el Pais desde 1963, junto con Francisco Iglesias, nombrado Presidente del Secretariado, del Cursillo No.1, y primer Rector dominicano; y secretario lo fue Prospero Melia Chavier, del Cursillo No.5. Todos ellos han tenido mucho que ver con la expansión del Movimiento en el país. Seria largo enumerar la lista de Sacerdotes y Laicos pioneros del Movimiento en la República Dominicana, en concreto en la Arquidiócesis. El Movimiento de Cursillos, como su nombre lo indica, no puede ser estático. Ha de moverse por su misma naturaleza. Santo Domingo había recibido la semilla de los Cursillos, pero no se quedo con ella, pronto los dirigentes del Movimiento en la Arquidiócesis se pusieron en acción para hacer extensivo el mensaje en las demás diócesis de República Dominicana. Y así surgieron los Cursillos en Santiago (Julio 1963), Higuey (septiembre 1963), La Vega {noviembre 1963), San Juan de la Maguana (1963), y San Francisco de Macorís (1978). Los primeros Cursillos en estas Diócesis fueron impartidos por equipos que se trasladaban desde la capital, habiendo en ocasiones intercambio de dirigentes entre las distintas Diócesis.

Para 1964 había ya formados Secretariados en todas las Diócesis del país donde estaba funcionando el Movimiento. También en 1964, el 16 de agosto, Monseñor Beras aprobó el primer Reglamento por el que se regiría el Movimiento en la Arquidiócesis.

Las informaciones sobre el Movimiento, al principio se daban verbalmente en las Ultreyas. Poco a poco fueron apareciendo los medios informativos, siendo el primero unas hojas mimeografiadas con el titulo de “Ultreya” y de “Más Allá”, Santiago edita un boletín titulado “Cristiandad” y en Higuey circularon los boletines “Cristiandad” y “Palanca”.

Desde 1970 surge formalmente la Revista “Palanca” con material informativo al servicio del Movimiento en el país, editándose en Santo Domingo. Hay que reconocer que no todo ha sido un camino de rosas para el Movimiento. No hay rosa sin espinas. Sin embargo “entre las dificultades del mundo y los consuelos de Dios” el Moviemiento ha ido desenvolviéndose con la normalidad de las cosas de Dios. Un momento crucial para el Movimiento lo constituye la fecha del 24 de abril de 1965. Acontecimientos bélicos pondrían a prueba el Movimiento. Se celebraba en Santo Domingo el Cursillo No.66, el cual hubo de clausurar apresuradamente en la mañana del día 25 ante la gravedad de los acontecimientos. En la contienda resulto destruida la Casa de San Lázaro. Aquí termino una etapa del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en el país.

Comienza otra Etapa de peregrinación de casa en casa, aprovechando colegios, vacaciones, etc,. El Cursillo No.67 se dió del 24 al 27 de febrero de 1966 en el mismo Colegio que se había dado el primer Cursillo. Esta peregrinación iba a terminar pronto. Monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito era en aquel tiempo Administrador Apostólico de la Arquidiócesis, y el 8 de diciembre de 1966 durante la homilía de una Ultreya General en San Juan Bosco, pidió a los cursillistas rogaran a la Madre de Dios que le dijera a su Hijo que no teníamos casa para Cursillos. Así se hizo. Al día siguiente se nombro una comisión pro-construcción de la Casa de Cursillos. Se inician las obras en enero de 1967. Con el entusiasmo de toda la familia cursillista se programa diversas actividades para recolectar fondos. Se trabaja con ilusión y de prisa. Tan de prisa que el día 2 de Julio de 1967 se inauguraba la “Casa de San Pablo” y era bendecida por el Nuncio de Su Santidad Monseñor Clarizio. Ese mismo mes se daba el Cursillo No.96, primero celebrado en dicha Casa de San Pablo. Iniciaba así otra etapa nueva en el Movimiento, se acabaron las peregrinaciones de casa en casa y el Movimiento tenía casa para si y para los demás Movimientos y actividades pastorales de la Arquidiócesis.

El Movimiento seguía adelante. Los Cursillos se iban sucediendo sin interrupción, La casa iba quedando pequeña, sobre todo para los actos generales. De esta situación surge la idea de la construcción de un Auditorio, para las Clausuras y Ultreyas generales. Era el mes de junio de 1971. Nuevamente los Cursillistas se ponen en acción. Varias actividades se programaron pare buscar fondos y apoyo económico. El 9 de agosto de 1972 se inauguraba un magnifico Auditorio con capacidad pare 1200 personas.

A raíz de estas inauguraciones, tanto de la Casa como del Auditorio muchas son las actividades que se han realizado en dichas instalaciones. Encuentros Internacionales y Congresos, reuniones de Pastoral y Colegios Católicos, Convivencias, etc. Un gran servicio, sin duda, del Movimiento de Cursillos de Cristiandad a la Iglesia Arquidiocesana. Aparte de la obra material realizada, hay que señalar la organización del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, Primero serán las Escuelas de Dirigentes, guiadas por lo que se llama el Secretariado. Un grupo de laicos con un Asesor Sacerdotal y varios vice-asesores, nombrados por la Jerarquía, orientan y dirigen el Movimiento.

Al principio sesionaban por separado la rama de hombres y de mujeres, En la actualidad se han unificado. Allí se imparten clases de formación general y técnica propia del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Al extenderse los Cursillos a las demás diócesis se vio La necesidad de Crear un Secretariado Nacional. En 1983 La Conferencia del Episcopado Dominicano aprueba el Reglamento por el que se regirá este Secretariado creado en 1972, cuya naturaleza y finalidad es “ser un organismo de servicio que actué a través de los Secretariados Diocesanos, siempre en dependencia de los Ordinarios (Obispos) del lugar, tratando de que se respete la esencia, finalidad y núcleo metodológico del Movimiento de Cursillos de Cristiandad a nivel nacional, a fin de que este logre su finalidad”.

Este Secretariado Nacional mantiene relaciones con todos los Secretariados Diocesanos y Nacionales de otros países; es el organismo facultado para representar al Movimiento de Cursillos de Cristiandad de la República Dominicana en encuentros y reuniones internacionales y ser elegidos miembros de dichos organismos. Así toma la posibilidad de ser sede de organismos internacionales y de encuentros interamericanos coma ocurrió en 1976 y 1980 en que Santo Domingo fue sede de la Oficina Latinoamericana del Movimiento de Cursillos de Cristiandad y en 1980 organiza el V Encuentro Interamericano y es elegida la República Dominicana como primera sede del Organismo Mundial del Movimiento de Cursillos de Cristiandad (OMCC) recién estructurado, y cuyo primer presidente fue el Dr. Andrés Dauhajre, a quien el Movimiento de Cursillos en República Dominicana debe tantos esfuerzos y desvelos.

A medida que ha ido pasando el tiempo, el Movimiento de Cursillos en la República Dominicana se ha ido afianzando progresivamente. Como se dice por aquí los Cursillos “han pegado”, han encarnado fuertemente. Medir las cosas de Dios es imposible, pero hoy por hoy habría que afirmar que la Iglesia y su Jerarquía, cuentan y confían en este maravilloso instrumento.

Alguien llegará a afirmar que la historia de la Iglesia Dominicana había que estudiarla “antes y después de los Cursillos”. No hay Movimiento Apostólico o de Iglesia, no hay institución o asociación para fines sociales o benéficos, patronatos a clubes, donde no estén presentes activamente y en la dirigencia hombres y mujeres que un día hicieron el Cursillo de Cristiandad.

Los templos ahora se llenan de hombres y mujeres. Se ha influido notablemente en La vida religiosa del país, Un despertar a la fe, manifestado en una vida sacramental activa y consciente, y una aceptación del compromiso personal y comunitario. Hay mas conversión y más espiritualidad, autentica y consciente.

A nivel nacional se han celebrado varios encuentros, Cursillos de Cursillos o de dirigentes, Convivencias, Ultreyas, etc., y a nivel internacional varios delegados de las distintas Diócesis han tenido su participación en encuentros mundiales que han repercutido favorablemente en nuestro país.

Habría que destacar la asistencia al Ill Encuentro Mundial celebrado en Palma de Mallorca (España) en noviembre de 1972, del que surgió el libro “Ideas Fundamentales del Movimiento de Cursillos de Cristiandad”; y el IV Encuentro Mundial celebrado en Caracas, Venezuela del 25 al 30 de julio del 1988, a los que asistieron 6 delegados de República Dominicana.

Esto es un brevísimo resumen de la historia del Movimiento de Cursillos de Cristiandad en República Dominicana.

Aunque se pudieran citar otros muchos nombres de personas que han dado su vida por el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, se considera la obra del Movimiento en conjunto. Sin duda, hay que reconocer el esfuerzo que personalmente unos más que otros han hecho para que este Movimiento sea vanguardia en Republica Dominicana.

Tampoco se ha hecho un recuento exhaustivo de acontecimientos relacionados con el Movimiento. Hemos querido presentar una especie de preámbulo a lo que ha sido y es el Movimiento de Cursillos en estos 50 años de existencia en Republica Dominicana.

NUESTROS INICIADORES

TEXTO CARTA APOSTOLICA 

Eminencia Reverendísima Monseñor Octavio Antonio Cardenal Beras, siendo Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo dejó establecido el Movimiento de Cursillos de Cristiandad en Septiembre de 1962.

Venerables Hermanos:

“Gaudium Magnum nuntio vobis”!

Me ha visitado el R.P. Jaime Capo, de la Diócesis de Mallorca donde se iniciaran los “CURSILLOS DE CRISTIANDAD”, que tanta acogida han tenido en muchas naciones par su carácter profundamente renovador de la vida cristiana individual y social. Este movimiento, estilo Pentecostés, llena los corazones de los cursillistas de ansias de santificarse y santificar.

El P. Cepa, desde Puerto Rico, vino acompañado por un sacerdote dominico y por varios intelectuales, fervorosos cursillistas, para ofrecernos su cooperación en la iniciación, entre nosotros, de los “CURSILLOS DE CRISTIANDAD”. Con la visita de este grupo se comenzaron las gestiones preliminares para este movimiento apostólico que, espero, dará grandes frutos de espiritualidad en nuestro País.
Para continuar los preparativos he encargado a los Presbíteros Miguel A. Santana y Rafael Isidro Marcial Silva, quienes, con la colaboración de otros sacerdotes religiosos y seculares, se preocuparan de la organización de los Cursillos.

El primer Cursillo será celebrado entre los días 27 y 30 del presente mes en la Residencia Universitaria San José de Calasanz (Padres Esculapios). Será este primer Cursillo para sacerdotes de ambos cleros y un grupo escogido de laicos que tengan anhelos de apostolado.

El primer Cursillo será solo para 40 cursillistas que se prepararan para ayudar y estimular los siguientes cursillos que se tendrán, Dios mediante, en Manresa Loyola durante el próximo mes de noviembre. Ruego, pues, a los sacerdotes de ambos cleros ponerse en comunicación directa con los Presbíteros Santana y Marcial Silva para todo lo referente a los participantes en el Primer Cursillo y en los del mes de noviembre.

El R. P. Jaime Capó volverá al país el día 24 para los últimos preparativos. Confió que todos los eclesiásticos contribuirán, con su reconocido celo, al éxito de estos Cursillos de Cristiandad, renovadores de la vida cristiana, preparándose algunos sacerdotes en este apostolado y seleccionando el personal laico de acuerdo con las orientaciones que les den los sacerdotes encargados

Les saludo y bendigo en el Señor,

Monseñor Octavio Antonio Cardenal Beras

Comparte estas informaciones:
Top