¡HASTA PRONTO QUERIDO MONSE!

Portada_Revista-Palanca_JUNIO_2017.jpg
Comparte estas informaciones:

El mes pasado, mientras estábamos participando en la Ultreya Mundial del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, recibimos la triste noticia de la partida de nuestro querido y amado Monseñor Amancio Escapa. Esta noticia la recibimos justamente cuando estábamos participando de las ponencias de algunos de los directivos del movimiento y en un ambiente totalmente de colores, de mucho regocijo y fraternidad cursillista. En esos momentos, en los que éramos más cercanos a monseñor Amancio, fue como si nos echaran un balde de agua fría; pero en medio de la tristeza de la noticia, tuvimos que seguir con la celebración de fe, de iglesia y cursillista porque en medio de la tristeza, también tenemos que saber testimoniar la alegría del cristiano; de ese gozo y alegría que sólo el Señor nos puede dar y de hecho nos da cada día, como fue su promesa.

Nuestro querido Monse, -como muchos le llamábamos-, partió hacia la casa de Dios Padre, el Dios en el que siempre creyó y que lo llevó a consagrar su vida por medio del llamado que sintió desde muy joven a la vida religiosa y sacerdotal; un hombre y sacerdote que entregó su vida al servicio de los demás asumiendo con valentía, humildad y coraje los diferentes avatares que el camino le iba presentando en vida y ministerio sacerdotal; un hombre, -religioso y sacerdote-, que desde que llegó a la República Dominicana fue para quedarse: tanto es esto cierto que quiso morir y ser sepultado aquí en esta isla, junto también a su hermano gemelo que era religioso y sacerdote carmelita. Un hombre-religioso-sacerdote que se aplatanó en esta tierra caribeña que lo recibió con los brazos abiertos como ese mensajero de Dios que trae la buena nueva del evangelio lleno de gozo y entusiasmo, y que supo además ganarse el amor y el cariño de tantas personas que estuvieron con él en diferentes circunstancias, ya sea como alumnos, fieles, amigos, etc.

Monseñor Amancio Escapa fue un hombre entregado de lleno a su vocación religiosa y sacerdotal, y sus frutos están ahí a la vista de todos. Fue ese árbol bueno que dio sus frutos buenos, a su tiempo y sazón. Fue Monseñor Escapa un religioso-sacerdote caracterizado por un espíritu profundo de humildad y sencillez, que no le gustaba para nada andar brillando ni ocupando los primeros puestos en los lugares y que se resistía en ocasiones a los reconocimientos. Era el religioso, sacerdote y amigo de una profunda vida espiritual y de entrega generosa a Dios y a su comunidad religiosa de los Carmelitas Descalzos.

Monseñor Escapa fue un gran ejemplo de fe y entrega a Dios para muchos de aquellos que tuvimos la oportunidad de estar cerca de él. Se entregó de lleno al Movimiento de Cursillos de Cristiandad porque consideraba al Movimiento parte de su familia. Cómo no recordar una de sus más típicas frases que siempre nos decía y que nos sacaba una carcajada cuando nos recordaba al inicio de cada ciclo en la escuela de dirigentes: «nuestra escuela de dirigentes será lo que nosotros queramos que sea». Y en lo que respecta a él, siempre se preocupó porque fuera eso: un verdadero Movimiento de Iglesia, que transformara el corazón y, por tanto, la vida de todo aquel que se acercara a vivir esta experiencia de fe eclesial.

Querido monseñor Amancio, no podemos negar la tristeza que nos ha provocado tu partida de este mundo, pero sabemos que ya estás en mejor lugar porque creemos que estas gozando de la presencia de Dios junto a su Hijo Jesucristo y a su Madre y todos los santos de Dios en la Jerusalén Celestial. Nosotros, los que creemos en Dios y todavía peregrinamos en este mundo, no decimos ni pensamos que te hemos perdido; más bien creemos que te hemos ganado porque Dios te ganó para Él, para que estuvieras con Él; creemos que ya estas ocupando la habitación que te preparó Jesucristo desde el principio porque nunca perdiste el camino que lleva al Padre. Asumimos tu partida con mucha fe y con la con anza en Dios de que tu vida no se ha destruido sino que se ha transformado, se ha trans gurado. Nos queda aquí tu ejemplo, tu testimonio de vida, fe y de entrega a nuestro Movimiento cursillista. Seguiremos esforzándonos, con la gracia de Dios, para que nuestro movimiento sea lo que queramos que sea, de acuerdo sobre todo, con la voluntad de Dios y la intercesión del apóstol san Pablo.

DESCARGAR REVISTA <<< CLIC AL BOTON

 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top