EL NEO LENGUAJE O LENGUAJE INCLUSIVO

Screen-Shot-2018-09-21-at-3.07.22-PM.png
Comparte estas informaciones:

Descarga Revista aqui

Desde que la izquierda moderna se decidió a meterse a la fuerza e imponer su nueva manera de ver la vida o la realidad, han venido destrozando, cual espada de Democles, todo lo que a su paso encuentran para darle un nuevo giro o sentido a lo que no lo tiene. Hoy se denuncia mucho que el sentido común es el menos común de los sentidos; y en esto los promotores y apañadores de esta nueva izquierda se pintan solitos. Se han metido de lleno hasta las más altas esferas, sobre todo de la política, -y con fuerte respaldo económico de organismos internacionales como la ONU, UE, BM, FMI, BID,- para desde ahí imponer su avasalladora forma o manera de percibir la realidad con su nueva visión que raya muchas de las veces en la idiotez, imbecilidad, estupidez y la sinrazón. Y es una realidad que en este mundo hay muchas estupideces e idioteces, y las mismas las promueven los idiotas y estúpidos; por lo tanto, en el mundo actualmente hay muchos idiotas y estúpidos. Y lo peor de esto es que quieren imponer sus idioteces al resto de la humanidad de una forma irracional. Es lo que muchos han llamado como lo políticamente correcto. Pues lo mejor que podemos hacer es declararnos «políticamente incorrectos».

Desde hace tiempo venimos soportando un sin número de cosas que cuando nos detenemos a analizar y reflexionar en las mismas, no queda más que la pregunta: ¿A dónde diablos es que estos grupitos nos quieren llevar? Pero también: ¿Por qué nos dejamos dominar, avasallar e imponer sus estupideces? ¿Es que el resto de la población no razonamos? ¿Por qué tenemos miedo a enfrentar a estos grupitos y decirles en su cara que ya basta de sus estupideces irracionales? ¿Por qué los que representan el poder político doblan la muñeca tan fácil ante estos grupitos de gente que parecen que no tiene nada que hacer más que estarle fastidiando la vida a los demás con sus antojos, idioteces y estupideces? Todo lo anterior viene al caso por el asunto de que ahora nos han metido o llevado por un derrotero más, una estupidez más: el asunto del lenguaje inclusivo. Primero aclaremos esto desde el uso correcto del lenguaje: si el participio activo del verbo «atacar» es «atacante», y del verbo «existir» es «existente»; entonces ¿cuál es el participio activo del verbo «ser»?: «ente», que significa «el que tiene identidad». Por esto, cuando queremos nombrar a la persona que ejerce acción, se añade la terminación «ente». Así entonces tenemos que, al que preside se le llama presidente y no presidenta; independientemente del género; lo mismo pasa con la palabra «estudiante» y no «estudianta»; el participio activo del verbo «cantar» es cantante, no cantanta; se dice capilla ardiente, no capilla ardienta; se dice adolescente, no adolescenta; se dice paciente, no pacienta; se dice dirigente,nodirigenta;etc.

En estos casos,el género lo indica el artículo. Dicen los partidarios de esta estupidez que la lengua castellana es una lengua machista. Pero ¡por Dios! Con respecto a esto se ha pronunciado la Real Academia Española (RAE), para denunciar y condenar esta nueva manera de presentar y de maltratar nuestra lengua castellana. Precisamente, en España es donde esta aberración y estupidez está avanzando más. Se está tratando de someter un proyecto de ley para cambiar la Constitución española y quitarle todo ese conato de lenguaje machista que tiene la misma y que utilice un lenguaje más inclusivo. Aquí en América Latina tenemos el caso de la ex presidente de Argentina Cristina Kishner que en sus discursos ya utilizaba esta manera de hablar, cuando decía: todos y todas, estudiantes y estudiantas; jóvenes y jovenas; lo mismo sucede en el régimen socialista del presidente Maduro en Venezuela; está el caso de la portavoz en el Congreso español del partido Podemos, Irene Montero, que utiliza las palabras jóvenes y jovenas, portavoces y portavosas. Esto raya en la ridiculez. Y es que el político, pero también toda persona que no se adhiera a esta manera del lenguaje, está en contra de la igualdad de género y del movimiento feminista. Y es que estos grupos ideológicos feministas de extrema izquierda ven el machismo hasta en la sopa; tienen una obsesión tan marcada contra el machismo o el heteropatriarcado, que no les deja ver más allá de sus narices.

También estos paladines de este neo lenguaje ya se les escucha hablar así: queridos, queridas y querides; amigos, amigas y amigues. Hace un tiempo atrás se intentó usar la «@» y la «X», pero como eran imposible pronunciarlas, pues la cambiaron por el uso de la «e». Así, en la Argentina, parte de la clase política se refieren a sus colegas como «les diputades indecises». Pero, ¿de quién fue esta flamante idea de deconstruir, desdoblar el lenguaje? La que inició con esto fue la ex presidente de Islandia, Vigdis Finnbogadottir, y que tiene una presencia cimera en la ONU como embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO; y que, con la intención de deconstruir la educación para dar paso a todo esto de la ideología de género, pues se le ocurrió que hay que destrozar el lenguaje para hacerlo más genérico. ¿Qué pensaríamos de una persona que ante un público de diferentes edades y sexo y profesiones u oficio, hablara de esta manera: «la pacienta era una estudianta adolescenta, sufrienta, representanta, integranta e independienta de las cantantas y también atacanta y la velaron en la capilla ardienta ahí existenta?». Ya lo dijo el gran filósofo danés y luterano Soren Kierkegaard: «El sufragio universal ha establecido la hegemonía de la idiotez».

En español el plural masculino implica ambos géneros gramaticales. Así que al dirigirse al público no es necesario ni correcto decir «dominicanos y dominicanas, niños y niñas, hermanos y hermanas». Y es que a eso vamos a la escuela y colegios: a aprender el uso correcto del lenguaje. Hoy en día, políticos e ignorantes comunicadores continúan con el error. Decir ambos géneros es correcto sólo cuando el masculino y el femenino son palabras diferentes, por ejemplo: mujeres y hombres, toros y vacas, damas y caballeros.

En conclusión, abogamos por el uso correcto de nuestro lenguaje. Allí donde haya que diferenciar los hombres de las mujeres, pues que se haga; pero allí donde no sea necesario hacer esta distinción, pues que también se haga. No se trata de caer en un «quítate tú para ponerme yo», en lo que al uso de las palabras se refiere. Se trata de ser correctos a la hora de hablar.

Descarga Revista aqui

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top