PARTIENDO EL PAN FUE RECONOCIDO

Pan.jpg
Comparte estas informaciones:

Por:
José Gabriel Vásquez

Descarga la Revista Palanca del mes de junio aquí

Un grupo de discípulos iban enmarcha, conversando y haciendo cuentos de lo que había ocurrido atrás en un sepulcro el cual había quedado vacío porque un talJesús había vencido la muerte,levantándose entre rayos de luces y lámparas celestialespara volver a la vida. Veníantan entretenidos, dudosos y tan inmiscuidos en el tema que ni siquiera se persuadieron queel mismo Jesús que había salidode esa tumba, iba a su ladoconversando con ellos.

Les faltaban doce quilómetros para llegar a ese pueblecito llamado Emaús, sudados, con los pies llenos de polvo y con la tibia brisa frotándoles el rostro y moviéndoles sus vestiduras, mientras ese desconocido que se les presentó en el camino, trataba inútilmente de explicarles las escrituras y el por qué había sucedido lo que aconteció en esa tumba. Pero ellos, atareados por la prisa y envueltos entre sus dudas, no cayeron en cuenta que su compañero de camino era el mismo Jesús que habían visto ser crucificado.

Puedes continuar leyendo nuestro editorial en el siguiente, haciendo click aquí 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top