Revista Palanca Enero 2020

Portada-Revista-Palanca_ENERO_2020.jpg
Comparte estas informaciones:

EL REINO DE DIOS ESTÁ DENTRO DE USTEDES

Descargar aquí

La palabra «sabiduría» viene de la palabra latina «sapere» que significa tener conocimiento, tener buen gusto; saborear, sabroso. Pero no es tanto entenderlo al sabor percibido por el sentido del gusto o paladar; es más bien, el buen sabor del conocimiento; deleitarse, saborear, gustar el conocimiento.

En este caso, el conocimiento divino, el conocimiento de Dios; deleitarse en el conocer a Dios, en la verdad de Dios revelada en su Hijo Jesucristo que es el camino, la verdad y la vida; y que también nos dijo que busquemos la verdad para que seamos realmente libres (en contraposición a la frase del ex presidente del gobierno español Rodríguez Zapatero «la libertad los hará verdaderos»). En otra ocasión Jesús dijo: «nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquél a quien el Hijo se lo quiera revelar»; y a los fariseos les dijo que, si conocieran al Padre, lo conocerían a Él; también en el diálogo con la samaritana, le dijo a ésta: «si conocieras el don de Dios». Vemos que el mismo Jesús en varias ocasiones hace referencia y nos hace ver la necesidad que tenemos de conocer a Dios y la delicia que este conocimiento provoca en nosotros.

En el evangelio de san Lucas 17,20-25, en un pequeño diálogo que nos presenta entre Jesús y los fariseos, donde éstos le preguntan sobre la llegada del Reino de Dios, Jesús les responde que el Reino de Dios está dentro de ustedes. Y es que el Reino de Dios no es un Reino tipo humano, es decir, no es el reino de gran ejército, un gran poder político, económico, cultural, social, etc. En el interrogatorio que le dirige Pilato a Jesús, éste le pregunta acerca de ese Reino, y la respuesta fue: «Mi Reino no es de este mundo. Si fuera de este mundo, mi Padre habría enviado un ejército para defenderme. Pero mi Reino no es de aquí». Es decir, el Reino de Dios, si no es de tipo humano, entonces es de tipo espiritual; por eso está dentro de nosotros. No como una realidad material, sino como realidad espiritual. De ahí que también nos advirtiera que no nos dejemos engañar si escuchamos que «está aquí o está allá». El lugar del Reino de Dios es el interior de la persona. El Reino de Dios no viene; ya está desde el principio entre y dentro de nosotros. Pero cuidado, esto no quiere decir tampoco que por ser espiritual no tiene nada que ver con nuestra vida o con nuestra realidad humana. Es todo lo contrario.

Puedes continuar leyendo nuestro editorial en el siguiente, haciendo clic aquí 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top