Jesús, el modelo por seguir

Jesus-el-modelo-a-seguir.jpg
Comparte estas informaciones:

Publicado: Martes, 03 Junio 2014. Escrito por 

Salvador Gómez

Si deseamos construir un mundo más equitativo, solidario y fraterno, debemos preparar a los hombres y mujeres capaces de hacerlo.

Las verdaderas soluciones no debemos esperarlas de sistemas, ideologías o programas, sino de aquellos que crean los sistemas, las ideologías y los programas. Sólo mentes lúcidas y creativas pueden darnos respuestas lúcidas y creativas.

Las estructuras familiares, comunitarias, sociales, políticas, económicas, religiosas, etc., serán amplias o estrechas, según sea la visión de los que las conciben, las crean y las mantienen funcionando.

Podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que la solución está en la formación. Aquí está la pregunta crucial:

¿Qué tipo de hombre y mujer queremos formar?

¿Qué modelos tenemos en mente para ir señalando los rasgos característicos del ser humano que todos deberíamos encarnar?

La respuesta nos la dio hace casi 2000 años un procurador Romano llamado Poncio Pilato, quien sin sospechar en lo más mínimo el enorme significado de sus palabras, señalando a Jesús de Nazaret dijo:

”Aquí tenéis al Hombre” (Jn. 19, 5 )

”En realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del verbo encarnado… CRISTO… Manifiesta plenamente al hombre, al propio hombre y le descubre la subliminidad de su vocación…Él es imagen de Dios invisible (Col. 1, 15) es también el hombre perfecto…

”Trabajó con manos de hombre, pensó con inteligencia de hombre, obró con voluntad de hombre, amó con corazón de hombre”. (Concilio Vaticano II, Constitución Pastoral sobre la Iglesia e el mundo actual Gaudium et Spes, 22).

”En Cristo todo adquiere sentido. Él rompe el horizonte estrecho en que el sacularismo encierra al hombre, le devuelve su verdad y dignidad de hijo de Dios y no permite que ninguna realidad temporal, ni los estados, ni la economía, ni la técnica se conviertan para los hombres en la realidad última a la que deban someterse”. (Conclusiones de Santo Domingo #27).

¿Cómo empezar a delinear en nosotros el perfil del ser humano perfecto?

¿Cómo establecer un Jesusímetro para medir nuestro crecimiento con respecto a Él que es el modelo?

El modelo del ser humano Jesús, no es únicamente para ser conocido e imitado por los cristianos sino para todos los hombres y mujeres que desean crecer hasta la estatura, la plenitud y el desarrollo que en este mundo nos sea posible alcanzar.

Jesús, que se hizo hombre para revelarnos la plenitud de vida, es más, la vida en abundancia que nos ha traído y que todos estamos llamados a alcanzar, nos dice: “Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia” (Jn. 10, 10).

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top