«HAGAN LO QUE ÉL LES DIGA» JN 2,5

maria.jpg
Comparte estas informaciones:

Por: Ezequiela Ortiz

«Él tiene palabras de vida eterna» Juan 6, 68

María nos invita hacer lo que Jesús nos dice. Ella, madre del hijo de Dios, cuánta certeza hay en sus palabras que revisten tanta importancia desde siempre y para siempre ¿Quién más que ella sabe que las palabras de su hijo son palabras de vida?, también Pedro lo sabe, quien fuera testigo de los milagros realizados por Jesús de Nazaret, por eso lo dice sin titubeos.

En el contexto primero, es María quien propicia el primer milagro que realizaría Jesús, dando paso a su vida pública y a que sus discípulos creyeran en Él. Dios en su voluntad quiso que la llena de Gracia marcara el punto de partida de la acción redentora para todos nosotros, hecho que data a partir del sí a la voluntad de Dios, dando respuesta al arcángel Gabriel.

Pedro por su lado, había atendido al «sígueme» de Jesús, dejando su barcapara navegar por nuevos senderos de salvación, nos certifica que solo El tienepalabras de vida eterna, esto en respuesta a la pregunta que les hiciera Jesús ¿quieren marcharse también ustedes? (Juan 6, 67). Pues muchos se marcharon por la dureza de sus palabras, dureza que son como muros forjados para librarnos de las garras del pecado, librarnos de la muerte del alma.

Si leemos de manera reflexiva los capítulos y versículos que entrelazanestos enunciados, ciertamente daremos crédito al mandato de Maria y a laafirmación de Pedro. Si continuamos leyendo por completo el Evangelio deSan Juan, y así como los otros tres evangelios, no cabría la menor duda que hoy revisten mayor validez para una vida verdaderamente cristiana, para una vida que esta llamada a ser sal y luz del mundo, fermento para las vocaciones dentro de las familias y de la Iglesia.

Muchos han sido los errores humanos a través de la historia y aún hoy pretenden oscurecer las grandes misericordias del Señor ha gestado y continúa gestando por obra de su Espíritu Santo a través de su Santa Iglesia, de sushijos. Podemos identificar quienes su corazón se ha endurecido y ha llevadoun inútil afán de poder, que han sido devorados por el león infernal que no para de rondar y les hace caer en los pecados más atroces y desbastadores desde dentro de nuestra Iglesia. Basta leer la carta del apóstol san Pablo a losGálatas en el capítulo 5 para identificar los frutos de la carne y los frutos del Espíritu. «Los que son del Mesías han crucificado sus bajos instintos con sus pasiones y deseos. Si el Espíritu nos da vida, sigamos también los pasos del Espíritu», nos dice Pablo.

No desmayes en tu camino de conversión, en tu vivencia de fe, en anunciar con tu vida que Cristo Vive. La tormenta está azotando fuerte y azotará más fuerte porque muchas consciencias están despertando, aunque el mal ha avanzado dando frutos de muerte en tantos países de todos los continentes, el ruido de los medios de comunicación pone más colorido e informaciones cargadas de manipulación para desaparecer cualquier pisca de consciencia divina que está plantada en nuestro interior; pese a todo esto, se están despertando más consciencias en acción y oración para defender la vida y su dignidad. Defender la verdad y la libertad.

Escucha a María y a Pedro, verás claramente que el Camino, Verdad y Vida es Jesús (Juan 14, 6), que debemos estar preparados y llevar la buena nueva a toda la creación (Marcos 16,15), recibiendo el salario conforme nuestro trabajo (Apocalipsis 22, 12), constataras que las mujeres, siendo sensatas, debemos mantener el aceite que encenderá la lampará al regreso del Señor (Mateo 25, 1-13), que no caerá ante turbulencias nuestra familia si la construimos sobre roca fuerte (Lucas6,48); que la Iglesia de Jesús edificadasobre Pedro jamás los poderes de la muerte la podrán vencer (Mateo 16, 18) y se vestirá de Gloria en las Bodas del Cordero (Apocalipsis 19, 7-8).

«No se turben; crean en Dios y crean también en mi» nos dice Jesús de Nazaret en el Evangelio se San Juan 14, 1.

Si alguien se te acerca con pronósticos de devastación, tu diles: Hagamos lo que Jesús nos dice en su Palabra, solo El tiene palabras de vida Eterna.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top