MI MADRE DIJO SI A LA VIDA

hija-2.jpg
Comparte estas informaciones:

Por: Jacqueline Chamoun Brinz
CC#490, Abril 23-26, 1986

En estos momentos en que el tema del aborto está tan debatido en el tapete, siento mucho orgullo de saber que vine a este mundo a través de una excelente mujer, esposa y madre: Carlota Briz de Chamoun (EPD) quien dijo ¡SI A LA VIDA!

Soy la hija número 4 del matrimonio de mis papás José y Carlota, una hija muy esperada, pues mis papás ya tenían 10 años de casados y con tres varones, esperaban a la hembra.

Como resultado del segundo embarazo y nacimiento de mi segundo hermano José Miguel Chamoun (EPD), mi mamá tuvo serios problemas de salud, e incluso tuvo que ser intervenida quirúrgicamente de un descenso del riñón.

Dos años después, nació mi tercer hermano Emile Alberto y ya era médicamente imposible que se volviera a embarazar, pero los planes nuestros no siempre son los planes de nuestro Padre Celestial, los de él son los perfectos.

Mi mamá, si se volvió a embarazar 4 años después, y claro la reacción de su ginecólogo, quien es una persona de Iglesia y amigo de la familia le dijo: «Carlota tu vida corre muchos peligros, pues ya no puedes aguantar nuevamente el peso de un embarazo, puedes morir al igual que la criatura, sé que eres una mujer de mucha fe y eres tú quien debe tomar la decisión». A lo que mi madre le contestó: «Amigo, te agradezco lo que me dices, y sabes que mi esposo y yo hemos buscado este embarazo… siento en mi corazón que es la hembra, y si es así, nos vamos a morir las dos porque jamás pensaría en abortar».

Cuando mi madre llegó a la casa, donde vivíamos con mi abuela materna (EPD), le contó todo lo que había sucedido y mi abuelita le contestó: «Entrégala a la Virgen que ella como mujer y madre intercederá por ti, y si nace hembra le pones Jacqueline de Lourdes».

Evidentemente mi madre bella no falleció, su embarazo se mantuvo en todo momento bajo control y nací sin ningún tipo de complicaciones.

¡La Virgen de Lourdes intercedió como mujer y madre!

Gracias Señor por haber nacido de unos padres que me educaron en la fe, con amor a ti Padre Celestial y a nuestra madre santísima.

¡Cristo y yo, mayoría aplastánte!

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top