Si Dios no es Padre Nuestro, no hay nada que nos haga hermanos

Screen-Shot-2015-12-16-at-9.02.25-AM.png
Comparte estas informaciones:

Una reflexión sobre el video del Padre Nuestro prohibido en Inglaterra

En estos tiempos de guerra solo una palabra podrá devolvernos la paz interior y exterior que tanto anhelamos: Padre. Dos en realidad, pues habría que añadir también nuestro, es decir, Padre Nuestro. Y no me refiero a cualquier Padre, obviamente con el debido respeto de quienes merecen ostentar dicho título. Debemos ser sinceros: todos conocemos la fragilidad humana, incluso entre los mejores representantes de nuestra estirpe.

¿Qué Padre entonces invocaremos estos días para que nos traiga esa tan añorada noche de paz y de amor? ¿Qué Padre será capaz de tan atrevida empresa, por no decir imposible? Solo uno: ese que está en los cielos. Solo uno: ese cuyo nombre es santificado. Solo Dios.

Si Dios no es Padre, no hay nada que nos convierta en familia. Si Dios no es nuestro padre, resulta forzado y hasta ridículo, seguir fingiendo que somos hermanos. Y si no somos hermanos, ¿en nombre de qué principio podremos invocar y establecer la paz?

Sigue leyendo en Catholic Link

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top