DIOS MIO, DIOS MIO, ¿POR QUÉ ME HAS ABANDONADO?

cruz-e1589475610868.jpg
Comparte estas informaciones:

Por: Maruchi R. de Elmúdesi
MFC – IDEFA

Descarga la Revista Palanca del mes de mayo aquí

Domingo de Ramos. Un día de alegría para el Señor, que lo reciben en Jerusalén montado el en un borrico, agitando palmas en las manos, alegrando al Mesías al que había de venir, al Salvador de mundo. Los mismos que en unos díasmás tarde, lo estarían crucificando, con los gritos de esosmismos que lo recibían con palmas y aleluyas. ¡Cómo es el pueblo de voluble!

Vamos en este año de Pandemia, a poner en nuestras puertas, ramas, como señal de que somos católicos y a pesar de no poder salir fuera en procesión, al menos recordar que El Señor, es nuestro Dios y Señor, y somos sus testigos.

En la Primera lectura de hoy Isaías nos recuerda su profecía: «El Señor me ha abierto el oído; y no me he rebelado ni me he echado atrás. Ofrecí mi espalda a los que me golpeaban,la mejilla a los que mesaban mi barba. No oculté el rostroa insultos y salivazos. MI Señor me ayudaba, por eso no quedaba confundido, por eso ofrecí el rostro como pedernal,y sé que no quedaré avergonzado.»

Jesús conocía las Escrituras y sabía lo que le esperaba, sin embargo, no dudó en entregarse por nuestros pecados. El es nuestro Rey y Salvador.

Puedes continuar leyendo nuestro editorial en el siguiente, haciendo clic aquí

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top