PADRE, ACOMPÁÑAME, GUÍAME, SEÑÁLAME EL CAMINO…

acompaname-e1548219956389.jpg
Comparte estas informaciones:

Por:
Jeannette Miller
jeannettemiller.r@gmail.com
CC 642

Cada año por esta fecha ya tenía mi lista de propósitos para el año que entraba: las libras que tenía que rebajar, los tratamientos médicos que debía seguir, el vehículo que quería cambiar, el libro que quería publicar…en fin, que todo giraba a mi alrededory la mayoría de esos proyectos iban empequeñeciendo en la medida en que me daba cuenta que sólo mebeneficiarían a mí.

Alo largo del 2018 el Señorme ha jamaqueado para que tomara conciencia de ello, dándome regalos que ni siquierahabría imaginado y que, fuera dedarle las gracias a Él, me dejaban indiferente, como si nada hubiera sucedido.

El objetivo de la lección que Dios me daba era: Nada de lo que persigues vale la pena. Yo soy tu padre. Mi amor y mi fidelidad son eternas. Sólo yo sé lo que realmente te conviene y te hará verdaderamente feliz.

Aunque lo sabía, paulatinamentetomé mayor conciencia de lo quesucedía, no sólo a mi alrededor, sino

en la mayoría del planeta: la depredación de la naturaleza cada vez más salvaje; el dinero como un dios y no como medio para crear fuentes sostenibles de progreso y de trabajo para los menos favorecidos; las oleadas de migrantes; el tráfico de gentes para venderlos como esclavoso descuartizarlos y negociar los órganos; la expansión de religiones extremistas que han hecho resurgir las matanzas y persecuciones a cristianos, el aborto y otras leyes contra natura planteados como «derechos»…

Ante esta avalancha de injusticias, de aberraciones sin sentido ¿Quétenemos que hacer? ¿Cuáles deben ser nuestros planes?

Si queremos paz debemos practicar la paz; si queremos justicia debemos practicar la justicia; si queremos misericordia, debemos practicar lamisericordia… Recordemos que el ejemplo es lo que cuenta, la mejor forma de enseñar, de evangelizar… El cómo y el cuándo nos lo dirá Jesús,lo iremos descubriendo en la medida en que Él nos ilumine el caminocomo siempre lo ha hecho. Lo único que tenemos que hacer es abrir nuestro corazón y dejarnos llevar por Él. La fuerza, el ánimo vendrá con el Espíritu que nos empujará hacia una acción sanadora, unificadora,trascendente…

«Dios nos ama con amor de Padre» dijo el papa Francisco.
Por eso, cada nuevo día de este año 2019 que se avecina, al despertarnosy después de dar las gracias, repitamos:

Padre, acompáñame,
guíame, señálame el camino…

Mira este y otros artículos más aquí 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top