Marcos Troncoso comparte experiencia como dirigente del MCC

Marcos-Troncoso.jpg

Maros Troncoso

Comparte estas informaciones:

Publicada: Lunes, 29 Septiembre 2014; Escrito por  José P. Monegro

Marcos Troncoso compartió con la escuela de dirigente del Movimiento de Cursillo de Cristiandad sus experiencias como cursillista y cómo esta experiencia ha marcado toda su vida.

Troncoso, que hizo el cursillo número 50 cuando éstos se realizaban en una casona del sector San Lázaro, contó  que Dios quiso regalarle durante el cursillo fue la Gracia del Amor.

“Esa Gracia ha dado una directriz a mi vida. Yo estuve condenado a 30 años de prisión por la dictadura de Trujillo y en eso vi mucha tortura y mucha sangre. Yo tenía hiel en mi corazón, pero el Cursillo me sanó y recibí también la Gracia del perdón”, manifestó Troncoso.

Al referirse a los nuevos dirigentes manifestó que a ellos Jesucristo los acoge y los abraza. “El cristianismo no es un cúmulo de cosas por hacer, sino un todo por vivir. La labor nuestra no es bregar con hombres y mujeres, sino bregar con almas, algunas que quizás no habían conocido el amor o que desconocían que Dios los quiere”, explicó.

Le dijo a los dirigentes que para ser buenos dirigentes lo fundamental es dejar actuar al Señor y sentir en la intimidad que uno es querido y amado por Él. En ese sentido, explicó que el dirigente tiene que dejarse amar y amarse a si mismo, porque es fundamental para transmitir el amor.

Marcos Troncoso fue rector de Cursillos de Cristiandad durante 22 años, incluyendo los tiempos tan convulsos como son aquellos que sucedieron la Revolución del 1965.

Relató que monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito fue el alma que utilizó Dios para motivar la construcción de la Casa San Pablo para que fuera sede del Movimiento en medio de la crisis que vivía el país tras finalizar es episodio de la historia dominicana.

Marcos Troncoso compartió sus experiencias con los miembros de la Escuela de Dirigente del MCC en la Arquidiócesis de Santo Domingo.

“Nuestro pueblo necesita alegría, que es querido por Dios. Nos estamos acostumbrando a las malas noticias, por eso debemos recordar que somos un pueblo querido por Dios”, exhortó a los dirigentes.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top