Gaudete et Exsultate

Screen-Shot-2018-05-22-at-9.59.06-AM.png
Comparte estas informaciones:

Para descargar revista: click aqui

El mes pasado fue publicada la nueva exhortación apostólica del papa Francisco (la tercera, después de Evangelii Gaudium y Amoris Laetitia), que lleva por título Gaudete et Exsultate, -Alégrense y Regocíjense, sobre el llamado a la santidad en el mundo actual. Recordemos que la Exhortación Apostólica es un documento pontificio escrito por el papa con la intención de dirigir un mensaje a la comunidad cristiana católica para llevar a cabo una actividad particular y escrito al terminar un Sínodo y es de tipo pastoral; pero sin definir la doctrina eclesial. Esta frase, con la cual se conoce este documento, se la dirigió el Señor Jesucristo a sus discípulos ante las persecuciones y humillaciones que les provocaría el seguimiento de su causa, que es la causa del Reino de Dios.

El documento consta con cinco capítulos:
1- El llamado a la santidad; 2- Dos sutiles enemigos de la santidad; 3- A la luz del Maestro; 4- Algunas notas de la santidad en el mundo actual, y 5- Combate, Vigilancia y Discernimiento. Y es que el señor vino al mundo para que tengamos vida y vida en abundancia. Esta vida para la que fuimos creados y llamados por Dios Padre en su Hijo Jesucristo, es la santidad de Dios manifestada en sus hijos y para sus hijos. El papa nos recuerda que es Dios, por medio de su Hijo Jesucristo, que nos ha creado y llamado a la santidad: «sean santos como su Padre celestial es santo». La santidad no es un invento de la Iglesia, es un llamado divino; y si Dios nos ha llamado a ella, es porque podemos llegar; pero necesitamos de su ayuda. Esa ayuda que nos da es precisamente su Gracia; la Gracia que nos santifica. Así entonces, el papa nos exhorta diciéndonos que Dios no se conforma con una existencia aguada, mediocre, licuada. El llamado a la santidad siempre ha estado presente en todas las Sagradas Escrituras. No es una novedad que nos trajo Jesucristo. El Hijo más bien le dio su verdadero y real sentido. Están las palabras que dirigió Dios a Abraham: «camina en mi presencia y sé perfecto» (Gn 17,1).

Hay que tener en cuenta que los santos no nacen, se hacen; y se hacen en el día a día de la cotidianidad, en medio de los errores, dificultades, tropezones, virtudes y cualidades.

El santo padre aclara en la misma exhortación que no pretende hacer ni elaborar un tratado sobre la santidad. Su verdadera, real y única intención es la de hacer resonar una vez más el llamado a la santidad, procurando encarnarlo en el contexto actual, con sus riesgos, desafíos y oportunidades (no.2). En otras palabras, sería el de ayudarnos a ser santos de este tiempo; porque es que la santidad es para todos los tiempos, lugares y épocas; mientras exista un ser humano sobre la faz de la tierra, estaremos en camino a la santidad. Hay que tener en cuenta que los santos no nacen, se hacen; y se hacen en el día a día de la cotidianidad, en medio de los errores, dificultades, tropezones, virtudes y cualidades. En la Biblia encontramos un sin número de testimonios que nos hablan de la santidad lograda por tantos creyentes y que nos animan a perseverar, con constancia en este camino haciendo lo que tenemos que hacer. Tenemos que lograr una vida de perfección en medio de las dificultades porque nuestra meta y fin es agradar en todo al Señor. Santos no son sólo los que nuestra Iglesia ha declarado como tales y elevado a los altares; santos son todos aquellos que, por su vida virtuosa en la tierra, lograron acumular ese tesoro en el cielo donde los ladrones no pueden robar ni la polilla destruir, y están gozando de la eternidad de Dios y con Dios. Nos une a ellos unos permanentes lazos de amor y comunión; es la comunión de los santos.

El santo padre nos recuerda que la santidad es para todos; y ésta puede y tiene que ser vivida y testimoniada en cada una de las situaciones y realidades en las que desenvolvemos nuestra vida. Para ser santos no necesariamente hay que ser ministros ordenados, religioso o religiosa. El Espíritu Santo derrama santidad por todas partes, en el santo pueblo fiel de Dios. Dios quiso derramar su santidad en todo su pueblo; nadie se salva solo, como individuo aislado, sino en la dinámica de un pueblo (no.6). Así, la santidad se vive, en lo que el mismo santo padre ha llamado como «los santos de la puerta de al lado»; frase está muy novedosa y propia de nuestro papa. Y dice el santo padre que le encanta ver la santidad de los padres que crían con tanto amor a sus hijos; hombres y mujeres que trabajan con tanto amor para llevar el pan a sus casas; los enfermos, religiosas ancianas. Es la santidad de vivir la vida sencilla o la sencillez de la vida. No debemos tener miedo a la santidad ni a ser santos.

En definitiva, no se trata de conformarnos con una vida «presuntamente» cristiana; es más bien que esta siempre ha sido la vida del cristiano: llegar al cielo desde su propio estado de vida. Hay muchos medios conocidos para lograr la santificación, como son la oración, sacramentos, devociones, ofrendas de sacrificios, dirección espiritual, etc. La finalidad de la vida cristiana es la santidad, y el camino de la santidad es un camino de Gracia que se nutre de la oración y la vida sacramental.

Para descargar revista: click aqui

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top