EL CUARTO MANDAMIENTO.

Screen-Shot-2019-05-01-at-10.14.48.png
Comparte estas informaciones:

Por:
Enrique Féliz

Descarga Aquí 

Por suerte mi madre vive o si no yo la viviera Y vivirá siempre en mi Hasta el día en que me muera Y si la tuya no vive Vívela en tu corazón Porque el amor nunca muere Sólo cambia de estación.

«Honra a tu padre y a tu madre,como Yavé, Dios tuyo, te lo tiene mandado, y tus días se prolongarán por mucho tiempo y te irá bien en la tierra que Yavé, tu Dios, te da». Dt 5, 16

¿Qué significa honrar a nuestros Padres?

Simple y llanamente tributarles todoel amor, el respeto y la dignidad que se merecen, por el mero hecho de serlos canales idóneos que Dios eligió para manifestarnos y cuidarnos eneste plano de las formas.

Este es el Cuarto Mandamiento, el único que entraña una promesa: «y tus días se prolongarán por mucho tiempo y te irá bien en la tierra que Yavé, tu Dios, te da».

Así que quienes maldicen y se declaran en rebeldía contra sus padres, se vuelven también contra Dios, por lo que atraen tambiénsobre si un tsunami de maldición asus vidas.

Hay tres cosas que los hijos podemoshacer para darle fiel cumplimiento aeste mandamiento:

1) QUE AMEMOS A NUESTROS PADRES CON UN AMOR QUE SE EXPRESE EN SERVICIO, MÁS AÚN SI ESTÁN ENFERMOS O MUY VIEJITOS, Y ESPECIALMENTE, CUANDO YA NO TIENEN NADA MÁS QUE DARNOS.

Honremos a nuestro Padres de manera verbal, presencial, y asistencial, con una llamada de teléfono para expresarles nuestro cariño, en el caso de que vivamos lejos de ellos; también con nuestro tiempo, y hacerlo no solo en el día que el comercio promueve para incitarnos al consumo, sino como una cosa habitual.

2) QUE LE RESPETEMOS Y LE EXPRESEMOS NUESTRA GRATITUD.

Hacerles saber que agradecemos todolo que han hecho por nosotros, que valoramos su heroico sacrificio, y que estamos orgullosos de ellos.

3) QUE SEAMOS OBEDIENTES CON ELLOS A MENOS QUE POR DESCONOCIMIENTO, SU MANDATO NOS INDUZCA AL PECADO.

La paternidad divina es la fuente dela paternidad humana

Tener plena conciencia de esto, obligaal hijo a tributarle mayor respeto yobediencia a sus padres, a ejemplo de Jesús, como lo vemos en Lc 2, 51 «siguió obedeciéndoles….. vivió sujeto a ellos».

Cuando Jesús manda amar al Señornuestro Dios y al prójimo como anosotros mismos, cabría preguntar ¿y a quién podemos considerar como nuestro prójimo más íntimo que a mamá y papá?

«Hijo mío, observa los consejos de tu padre, no rechaces la enseñanza de tu madre…….ellos guiarán tus pasos; en tu sueño velarán por ti, y te aconsejarán a penas despiertes». Proverbios 6, 20-22

Descarga Aquí

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top