Padres e Hijos

Screen-Shot-2016-03-08-at-11.25.37-AM.png
Comparte estas informaciones:

Por R.P. Robert Brisman

Padres e hijos

“Padres, no exasperen a sus hijos, sino fórmenlos más bien mediante la instrucción y la exhortación según el Señor” (Gal 6,4).

No deja de ser una preocupación para muchos padres y madres el hecho de que uno que otro de sus hijos no es cercano a Dios ni a la Iglesia, o dicho de otra manera, no tiene una relación de fe profunda hacia Dios. Es común escuchar a muchos padres quejarse por el hecho de que su hijo o hijos no buscan de Dios en sus vidas ni mucho menos se acercan a la Iglesia ni quieren formar parte de algún grupo eclesial. Muestran poco interés por la vivencia de la fe. Estas actitudes de muchos hijos se convierten para muchos padres en una angustia y hasta muchas de las veces se le asume como un fracaso, frustración y derrota.

En algo que ya estamos claros, por lo menos los creyentes en Dios, es que los hijos no son un derecho sino más bien un don, un regalo de Dios. Los hijos no les pertenecen a sus padres; todos somos de Dios; los hijos le pertenecen a Dios y lo que sucede es que Dios mismo les presta los hijos a los padres para que los cuiden, vean por su bienestar y los eduquen de acuerdo a su voluntad. Esta es una titánica tarea que Dios les encomienda a los padres en esta vida porque, según su palabra, les pedirá cuenta de esa responsabilidad.

Es una preocupación constante el que muchos padres se angustien y preocupen por la falta de fe que uno que otro de sus hijos manifiesta en su vida. Esto ciertamente que es un problema, y este problema tiene sus causas y es lo que los padres tienen que enfocarse en ver cómo lo descubren. Es cierto que aquí hay que tener en cuenta que la edad influye, pero también no sólo la edad es el único factor. Muchos padres se olvidan de que con y hacia los hijos se debe de tener siempre una comunicación constante, fluida, amena. Esto ayudaría mucho al hijo/a a entender muchas cosas y también ayudaría a los mismos padres a entender muchas cosas de sus hijos/as. Pero hay otros factores que también son importantes como lo es el que a lo mejor en el seno familiar no se vive una relación con Dios edificante, constante ni permanente. Es decir, la vivencia de la fe en muchas familias no es fuerte ni profunda. Se podría decir que es una vivencia de la fe que no sale de lo mínimo. Una vivencia de la fe, si se quiere, de puro cumplimiento, como se dice más modernamente, “light”. No es una vivencia de la fe comprometida, que transforme la vida, etc. Es más bien una vivencia de la fe rígida, exasperante. A los hijos hay que darles su espacio, su libertad de acuerdo a su edad, para que así también puedan vivir el elemento religioso con entusiasmo, con novedad, con entrega; que no sea una religión desencarnada de la realidad.

Los padres deben tener cuidado de no caer en un exceso o rigidez moralista. No se trata de caer en los extremos, ya que estos son dañinos. No se trata de dejar que los hijos vivan en libertinaje moralista, entendido como un relativismo moral, no; como tampoco se trata de caer o vivir en un moralismo rígido que les impida moverse con y en verdadera libertad; no se trata de coartarles su libertad de elegir a sus amistades, sino más bien de orientarlos para que sepan elegir bien a sus amistades. No hay que ser arbitrarios ni chantajistas con los hijos para que se acerquen a Dios y la Iglesia. Cuidado con la visión del pecado que se le presenta a los hijos. No se trata de ver mal donde no lo hay, pero también verlo donde sí lo hay y hacer la debida advertencia. San Pablo nos dice al respecto: “examinen todo y quédense con lo bueno” (1Tes 5,21). La venerable Concepción Cabrera de Armida, en cuanto a la educación de sus hijos decía: “no les fastidiaré cargándoles de rezos y haciéndoles pesada la piedad; todo lo contrario, procuraré hacerla agradable a sus ojos, y que naturalmente la busquen comenzando a dar vuelo al alma con pequeñas jaculatorias” (Diario T4, p.227ss, 6 octubre 1894). A los hijos hay que acercarlos a Dios, no alejarlos. Pero se le acercará mostrándoles la bondad y belleza de un Dios que es Padre amoroso; un amor que les lleva a vivir en la verdadera libertad de los hijos e hijas de Dios: “qué padre, si su hijo le pide pescado le dará una serpiente…Si ustedes que son malos saben dar cosas a buenas a sus hijos, cuánto más su Padre celestial dará el Espíritu Santo a quien se lo pida”, nos dijo Jesucristo. A esto deben de conducir los padres a sus hijos/as.

Bendiciones.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top