FINALIDAD DEL MCC

Ideas_Fundamentales_III_cursillos_de_cristiandad_colombia.jpg
Comparte estas informaciones:

Por: Dirk van Welie CC#532

Para iniciar este mensaje quiero citar las palabras de nuestro querido Monseñor Amancio Escapa: «El Movimiento de Cursillos será lo que nosotros queramos que sea». Estas líneas mas abajo tocan los numerales 95, 96, 171, 172, 173, 182 y 183 de nuestra carta magna Ideas Fundamentales III


95. La finalidad del MCC es «posibilitar la vivencia y la convivencia de lo Fundamental Cristiano, ayudando a descubrir y a realizar la vocación personal, con respeto a la misma, y promover así núcleos de cristianos que vayan fermentando de Evangelio los ambientes».

En este numeral de IF3, cabe resaltar que habla del «cristiano», no especifica o exige que tenga que estar viviendo uno, algunos o todos los sacramentos, para que nuestra labor de llevar a esta persona a la vivencia de lo fundamental cristiano (cursillo).

DEFINICIÓN DE CRISTIANO:

Se define como cristiano a toda persona que siga la religión cristiana. Esta religión monoteísta se basa en la creencia de un único Dios, el Señor, quien creó al mundo y envío a su único hijo, Cristo, para redimir nuestros pecados.

«…toda persona que siga la religión cristiana» se sobre entiende entonces que es toda persona que cree libremente en la muerte y resurrección de Cristo, y este hijo único de Dios, enviado a redimir nuestros pecados. aquí no habla de personas cristianas sacramentadas.


96. Esto significa que el MCC pretende llevar la Buena Nueva del amor de Dios a toda persona, especialmente a los alejados, puesto que la experiencia del amor de Dios es el elemento básico para vivir lo fundamental cristiano en su vida cotidiana, en su propio ambiente, compartiendo esa vida con otros por medio de la amistad y así transformado los ambientes con luz del Evangelio.

Al leer el numeral nos muestra con claridad a quien esta dirigido y que se pretende llevar a esta persona, nos habla de una Buena Nueva a ser llevada a los mas alejados mediante una experiencia básica del amor de Dios, con la fe que esta persona una vez vivida la experiencia, fermente en ella un cambio personal de su vivir y que a su vez se transforme en multiplicador de la Buena Nueva recibida en el cursillo.

Si bien es cierto que el MCC quiere transformar los ambientes, veamos o preguntemos a nosotros mismos ¿Cual es el ambiente de nuestra arquidiócesis? ¿Encontramos personas viviendo una vida cristiana? o mas bien vemos una sociedad envuelta en uniones libres, matrimonio civil, divorcios, y cada vez mas de espalda a Dios. ¿Como transformar el ambiente de los de unión libre? o ¿los casados por lo civil? o ¿los que hoy están divorciados o en vías de un divorcio? acaso entendemos que vamos a transformar esos ambientes con cristianos «cursillistas» de una casta pura, que no entendimos del mensaje de Dios en Cristo… Se hizo hombre para transformar a los hombres enseñando el camino a la salvación que solo el amor y la misericordia nos pueden brindar.

Que debemos como Movimiento revisarnos y ver en que momento retornamos a ser fieles a lo que el Espíritu Santo un día nos entrego como mandato en los numerales 95 y 96 de Ideas Fundamentales del MCC. Que decidamos a vencer la comodidad y el miedo a la tradición de que, si es en el tiempo de Precursillo, Cursillo o Poscursillo que la persona debe o no escuchar la Buena Nueva ¿quien somos para administrar la Buena Nueva solo a aquellos que entendemos que sean salvables o NO? ¿cuándo se nos dio este poder de separar las ovejas de las cabras?, o acaso no es esta una labor reservada para el hijo a quien todo le fue dado y esta sentado a la derecha del padre y vendrá solo el a juzgar entre vivos y muertos.

Como nota final: Muchos de nosotros en el proceso a dirigentes se nos explico que el camino al cursillo de un candidato debe ser primero acompañando, ayudar a la persona a enderezar su vida sacramental cristiana primero y así una vez cumplido esto entonces el candidato lograr la vivencia de un cursillo pleno. Entendemos, esta visión es contradictoria con los numerales 171, 172 y 173


171. El precursillo pretende buscar y preparar a personas en los ambientes, con opción preferencial por los alejados, para posibilitarles la experiencia del encuentro y llevarlos a un proceso de conversión. A través del testimonio de conversión fermentaran después los ambientes con el Evangelio. Igualmente pretende estudiar y discernir ambiente s decisivos y seleccionar en ellos personas capaces de transformarlos.
172. Un primer objetivo del precursillo es preparar a las personas, por medio de la amistad, para encontrarse con ellos mismos, con el Señor y con los demás, e iniciar su camino de conversión (gracia a la experiencia del Cursillo), insertándose en una realidad comunitaria que les posibilite perseverancia en su propio ambiente (el Poscursillo).
173. Esta preparación supone informar, motivar, despertar interés, o sea, dispones a la persona en actitud de apertura y búsqueda, que parta desde la toma de conciencia de la propia realidad y que se abra a la posibilidad de una vida mejor.

El numeral 171 nos habla claramente de buscar y preparar personas preferencialmente alejados, siendo estos los llamados a luego fermentar sus ambientes con el Evangelio. El numeral 172 por medio de la amistada preparar a la persona para el encuentro con ella misma, con el señor y con los demás, (no dice que hay que cumplir con unos requisitos sacramentales) y el numeral 173 habla de la preparación la cual debe cumplir con informar, motivar, despertar interés, o sea, dispones a la persona en actitud de apertura y búsqueda.

Otra aclaración ¿para quien esta orientado el cursillo?, nos lo revela el numeral 179 cito: Los alejados son una prioridad en la búsqueda y selección de candidatos en el Precursillo. Por el carácter kerygmatico del MCC, se pretende el primer anuncio de la Buena Noticia, que se dirige preferentemente a los alejados de Cristo y de la Iglesia. Estos serán por tanto a los que preferentemente habrá que acercarse en el Precursillo, con la confianza de que de que en el método del MCC puedan experimentar de forma privilegiada el amor de Dios y la posibilidad de una vida nueva.

IF3 nos indica con certeza quienes PUEDEN y DEBEN en los numerales 182 y 183.


182. El Precursillo esta abierto a toda persona que pudiera ser capaz de vivir plena, activa y conscientemente la experiencia del cursillo.
183. Teniendo en cuenta la finalidad y la estrategia del MCC… Personas con personalidad profunda, con criterio y juicio claro y con actitud y aptitud para vivir con y para los demás. Personas auténticamente insatisfechas, en actitud de búsqueda, con inquietudes humanas y sociales. Personas con capacidad de amar, de comprometerse con los demás, y vivir la solidaridad y fraternidad.

OBSERVACIONES:

El método del MCC nos impulsa a discernir personas y ambientes necesitados de evangelización y de preparar a esas personas (Precursillo). A trabajar una manera efectiva de motivar a las personas, para que se decidan a vivir lo fundamental cristiano (Cursillo). Para que una vez transformado – escuchado la Buena Nueva – por la vivencia pueda esta de manera normal vivir la fe en comunidad y de fermentar de Evangelio los ambientes (Poscursillo).

• Ninguno de los tiempos puede considerarse mas importante que los otros, la unidad de los tiempos tiene como finalidad posibilitar a la persona la vivencia de lo fundamental cristiano (Cursillo)

Espero en Dios que estas líneas nos sirvan de reflexión mirando hacia el futuro de nuestro bendito MCC, quien las escribe no mas que un siervo inútil cumpliendo con lo encomendado. Dios y la virgen les bendigan hoy, mañana y siempre a todos los que leen estas líneas, que el Espíritu Santo les ilumine siempre su bondad y sabiduría.

¡Siempre de Colores!

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top