¡Prepárate para el viaje!

Prepárate-para-el-Viaje.bmp
Comparte estas informaciones:

 

 

 Publicado: Lunes, 28 Julio 2014; Escrito por  Manuel Lamarche

¿Hacia dónde te diriges hoy? Probablemente estás o vas hacia el trabajo o la universidad; hay todo un mundo girando alrededor de ti; vehículos cruzando, la señora que vende periódicos, el joven que vende tarjetas de llamadas, el tráfico que busca ayudar con el tránsito y a veces te miras y piensas ¿Habrá algo más?

El verdadero destino tuyo y mío no está aquí en la tierra, en este momento estamos pasando por algo como el aeropuerto y un carro público, por donde somos pasajeros y nos preparamos para el viaje. Ahora bien, ¿te estás preparando para el viaje?…

Ese lugar especial que Dios ha preparado para ti es la Vida Eterna junto a Él; y para llegar allá, al Reino de los Cielos, hay que empezar a preparse desde aquí, porque El Reino de los Cielos empieza en la tierra.

No necesitas dinero, ni propiedades o garantías, ni visa, ni haber tenido muchos éxitos, ni llevar maletas, sino un corazón abierto que cree en Jesús, pero que cree de verdad, y para eso cumple sus mandamientos y busca tener el corazón de un niño, que cree en Dios Su Padre, le obedece y ama sin prejuicios ni medidas a los demás, que es humilde e inocente de pensamientos. Por cierto, ¿De qué estás llenando tus mente y corazón?… ¿Te acerca eso a Dios?

Jesús es la fuente del amor puro y sin límites, de toda la bondad y misericordia; sólo aquel que cree verdaderamente en El y sigue sus mandamientos vivirá para siempre y es acercándote a El cómo puedes volver a la inocencia y sencillez de corazón.

Te has preguntado ¿Quién sembró todos los árboles que ves en las montañas? ¿Habrán sido personas que esparcieron una a una tantas semillas y las cuidaron hasta crecer así?

Es posible que tanto diversas personas, como las aves y el mismo Dios hayan dispersado las semillas y estas hayan ido creciendo con la lluvia y/o con el riego frecuente.

El Reino de Dios es una semilla de Amor que alguien sembró en tu interior y que tú mismo(a) debes cuidar acercándote al agua de la vida que es Jesús. Habrá personas que te rosearán del agua de la vida que han recibido y esta te ayudará a crecer también, pero sólo esa agua es la que puede llenarte por dentro para convertirte en un gran árbol que dé mucho fruto del bueno.

Cuando te acercas a Jesús él va regando tu corazón con ese Amor inagotable, va podándote mientras creces y al convertirte en un gran árbol, fuerte, hermoso y lleno de vida, darás refugio a quienes te rodean y tendrás mucho fruto lleno de semillas de paz, alegría y amor verdadero que dispersar.

El Señor ya ha preparado un lugar para ti en Su Reino, El sólo espera que te dispongas a acercártele desde aquí por medio de la oración, de la lectura de Su Palabra y sobretodo de la asistencia a la Eucaristía (Misa) para preparar tu corazón, ¿Qué esperas?

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top