Los fundamentos de la Ideología de Género (y IV)

Screen-Shot-2016-06-15-at-11.02.43-AM.png
Comparte estas informaciones:

Por: RP Robert Brisman

Los fundamentos de la Ideología de Género (y IV)

¿Qué papel juega aquí la Democracia? bueno, pues lo que vale aquí es lo que la mayoría diga. Es la irracionalidad del consenso: si la mayoría estamos de acuerdo, es bueno y válido. Y como a esta supuesta mayoría se le puede condicionar con presiones ya sea en lo político u otros grupos a través de los medios y la cultura, pues no tendremos ningún problema. Dice Clementino Martínez Cejudo, en su libro Ideología de Género y la Crisis de Occidente: “Dios me libre de la dictadura de los demócratas. Bajo la capa de la democracia, niegan cualquier disparidad de criterio que no coincida con el suyo. Se proclaman demócratas, pero no lo son”. Y el Papa Pío XII dijo: “la democracia que elimina la ley natural es un absolutismo democrático, pero en todo caso es un absolutismo totalitario”.

¿Y los medios de comunicación? Juegan la parte fundamental en todo este adoctrinamiento ideológico; unos más que otros. Sabemos que el poder político está muy relacionado con el mediático: los políticos aspiran a tener el control de los medios. Hay un fuerte contubernio entre estos dos poderes. Tendría que ser un medio o persona muy independiente para denunciar estas aberraciones; porque la manipulación de los medios de comunicación y la censura de la verdad permiten manejar el mundo como si fuera un títere. Se necesitan de personas, grupos, medios que se atrevan a desafiar esta ideología y sus adeptos para que el pueblo se informe y se forme, ya que el poder de influencia de estos grupos ideológicos es my poderosa y han conseguido y están consiguiendo imponerse poco a poco en sus propósitos; y, ¿qué pasará con estos opositores? Pues que tendrán que enfrentarse duramente a una lluvia de críticas y descalificaciones.

¿Qué es lo que se busca con la implantación de esta ideología? En los documentos de la ONU, en un primer momento, como una política medio ambientalista que buscaba la reducción del crecimiento demográfico mediante el fomento del denominado “sexo ecológico”, en definitiva, de las relaciones homosexuales. En la India en 1992, en una reunión de expertos sobre planificación, salud y bienestar familiares, adoptó la siguiente recomendación: “para ser efectivos a largo plazo, los programas de planificación familiar deben buscar reducir no sólo la fertilidad dentro de los roles de género existentes, sino más bien cambiar los roles de género a fin de reducir la fertilidad”. En la Conferencia mundial de la mujer de Pekín, el director del programa de alimentos de la ONU dijo: “Entre otros, usaremos la comida como armas contra las personas”. Esta muy especificado que con esta ideología lo que se busca es que caiga a su mínima expresión o desplomar la fertilidad, disque por un asunto de sobre población y no suficiente alimentos para toda la humanidad, sobre todo con miras en los países del llamado tercer mundo: hay que acabar con los pobres para que no sean una carga para los países ricos. De ahí el afán por establecer el aborto abierto y como un derecho, la eutanasia, legalizar uniones homosexuales y adopción por éstos, etc.

Nunca debemos olvidar, y hay que afirmarlo con toda verdad, que la realidad sexual y sexuada masculina y femenina, con sus consiguientes papeles, no conlleva inferioridad o superioridad de un sexo sobre otro, sino simplemente diferencia y complementariedad.

La revolución de género, sus antecedentes y sus prolongaciones nos llevan directo a la destrucción de nuestra humanidad. El Papa Benedicto XVI afirmó que, “cuando la Iglesia habla de la naturaleza del ser humano como hombre y mujer, y pide que se respete este orden de la creación, es porque de hecho, se trata de la fe en el Creador y de escuchar el lenguaje de la creación, cuyo desprecio seria una autodestrucción del hombre y, por tanto, destrucción de la obra misma de Dios”. No debemos ser pasivos y permitir a estos ingenieros sociales que ganen terreno y decanten las sociedades hacia la aceptación de su proyecto. Debemos comprometernos positivamente dentro de una inmensa y urgente tarea educativa: la formación de las conciencias y los sentimientos, el aprendizaje del discernimiento para ayudar a los jóvenes a distinguir entre lo que les conduce a la felicidad personal, y las trampas sutiles y seductoras de la nueva cultura.

Estamos en medio de una crisis gigantesca. Podemos afirmar que en la historia del hombre nunca había alcanzado un punto tal de degradación. Estamos ante la última revelación, no ya del hombre contra Dios, sino contra la naturaleza; y no con una naturaleza en abstracto o ajena, sino contra la suya propia. No callemos; no seamos cómplices de esta aberración que anula, destruye y quita todo sentido de trascendencia del ser humano. Como apuntan casi la totalidad de los auténticos pensadores, sin distinción de credos, nos encontramos con una sociedad rota.

Termino esta ponencia recordando las palabras de la candidata demócrata a la presidencia de los EE.UU. Hillary Clinton, que dijera en una Conferencia sobre el feminismo en el Lincoln Center de New York en abril del 2015: “los códigos culturales profundamente enraizados, las creencias religiosas y las fobias estructurales han de modificarse. Los gobiernos deben emplear sus recursos coercitivos para redefinir los dogmas religiosos tradicionales…Las objeciones de conciencia fundamentadas en creencias religiosas están detrás de la discriminación de las mujeres y los homosexuales”. ¿Qué significan estas palabras?, pues está expresando un proyecto político totalitario de ingeniería social y cultural.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top