LA DIRECCIÓN ESPIRITUAL: VIDA DE FE.

direccion.jpg
Comparte estas informaciones:

POR: R.P. ROBERT BRISMAN
misreflexionespadrerobert.blogspot.com
robertbrisman@gmail.com

La fe es una de las tres virtudes teologales que posee el ser humano. Se llaman virtudes teologales porque es el mismo Dios-Padre quien las ha sembrado en nosotros como una pequeña semillita para que poco a poco vayan germinando y puedan llegar a convertirse en un árbol grande y frondoso.

Es el primer paso que le corresponde a Dios. De hecho, nadie puede decir que cree en Dios por su propia cuenta

si Dios no lo impulsa para ello; por eso la fe. Pero el segundo paso nos corresponde a cada uno de nosotros que es hacer que esa semillita de la fe vaya germinando con nuestra práctica de vida. La fe debe impregnar toda nuestra vida: familiar, estudio, trabajo, amistades, etc. La fe no es nada más una simple palabra que suena bonita, sino más bien que es un estilo de vida; una manera de cómo tenemos que vivir nuestra vida; y esa manera es la manera cristiana. Por eso es que hemos dicho lo anterior.

La fe debe informar las grandes y pequeñas decisiones. No basta asentir a las grandes verdades del credo, tener una buena formación (que es importante); es necesario, además, vivirla, practicarla, ejercerla, debe generar una vida de fe que sea, a la vez,fruto y manifestación de lo que se cree. No se trata de vivir la fe o practicarla únicamente cuando voy al templo o al grupo de oración. La fe no es un traje que me pongo y me quito cuando voy a la misa o al grupo de oración y ahí queda. A la misa, al grupo de oración o el apostolado voy a nutrirme de la palabra de Dios y de la comunión sacramental para renovar fuerzas y una vez que salgo de esas actividades, poner en práctica lo aprendido y revelado por Dios. Es así como seremos luz en medio de la oscuridad; es así como nuestra lámpara iluminará a todos los de la casa, a todos los que nos rodean; es así como daremos buenos frutos y permanecerán. Así entonces, será bueno e importante hablar de esta virtud sobrenatural en la dirección espiritual de cómo está iluminando o trabajando la misma en nuestra vida: cómo interviene en la aceptación de una enfermedad, de la muerte de un ser querido, de una contradicción; cómo incide en el comportamiento con los amigos, compañeros de trabajo, si ayuda a procurar el bien para ellos, sobre todo el mayor bien, que es acercarlos a Dios…

Recordemos que el camino de la fe es un camino de muchas tribulaciones: en la conversación el director espiritual nos hará comprender que los obstáculos, vicisitudes, los acontecimientos menos agradables… también son parte del plan providencial de Dios- Padre, que a veces bendice con la cruz, como medio de purificación y crecimiento interior: «No es digno de mí el que no toma su cruz y me sigue» (Mt 10,38). Todo esto nos ayuda a ofrecer estas contradicciones, evitar las quejas, porque también son medios de santificación. Una vida profunda de fe nos ayuda a enfrentar con mansedumbre y humildad las tribulaciones por las cuales nos conduce a veces nuestro Padre celestial. Esta fue una de las grandes enseñanzas de la vida de fe de la madre Teresa de Calcuta.

Es importante también que al hablar con el director espiritual sobre esta gran virtud, hablemos de todas aquellas cosas que la ponen en entredicho; porque hay mucha confusión en mucha gente acerca de la doctrina, que caracteriza nuestros ambientes. Siempre es bueno y aconsejable saber qué libros, estudios, etc. nos podrían ayudar para contrarrestar tanta propaganda contraria a la fe que encontramos muchas veces en la universidad, el ambiente social, laboral, medios de comunicación, etc. Se trata de buscar los remedios oportunos cuando sea necesario.

Por último, quiero también mencionar otra gran virtud que no podemos obviar porque es importante en el caminar espiritual. Es la virtud de la pureza. Esta virtud está muy relacionada con el amor a Dios, y está destinada a crecer y fortalecerse bajo la acción del Espíritu Santo. Para muchos hombres y mujeres de la vida espiritual, esta virtud es la puerta de entrada a una vida interior honda y a una vida apostólica. Esta virtud guarda el corazón y los sentidos; mortificación y control de la imaginación; prudencia en las lecturas, en los espectáculos; en el trato con las personas del sexo opuesto, etc. Esta virtud ha sido minusvalorada y atacada por muchos. No se trata de ser o caer en el puritanismo. La verdadera pureza nos libera de los escrúpulos y nos conduce a la finura interior, con la confianza de poderla vivir siempre en las circunstancias en las que se desenvuelve nuestra vida.

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top