LA CULTURA DE LO INMEDIATO

Portada-Revista-Palanca_JULIO_2017.jpg
Comparte estas informaciones:

El ser humano, por una de las cosas que se ha destacado en el devenir de su historia ha sido siempre por querer hacer las cosas de inmediato. Claro que esta actitud se ha acentuado

más en los últimos tiempos; es como si se tuviera la impresión de que cuanto más el hombre ha avanzado, sobre todo en el campo del saber humano, se ha hundido más en lo que muchos han llamado la cultura de lo inmediato: todo lo quiere rápido, al instante, de una vez…, la respuesta instantánea; dicho en otras palabras, y haciendo una analogía con muchos productos comestibles, sería aquello de lo «instantáneo»: café instantáneo, comida rápida, palomitas de maíz al instante, etc.

Pero, ¿esta actitud funciona? ¿Es buena? ¿Es correcta? De pronto muchas personas caen en la certeza de que es todo lo contrario, es decir, se dan cuenta de que vivir así no funciona, no es correcto. Una de las actitudes que podemos decir y que es manifestación de esta inmediatez, es que muchas personas no son corteses ni amables ni respetuosas, no quieren esperar, hacer su turno. Esta actitud nos lleva siempre a caer en la violación del derecho de los demás, y esto exacerba los ánimos, quita la paz, etc. Ya lo dijo el benemérito de las Américas Benito Juárez «el respeto al derecho ajeno es la paz». De esto nos damos cuenta en nuestro diario vivir: muchas personas les molesta que el otro sea amable, cortés y respetuoso. Pero esta molestia se da sobre todo cuando esa amabilidad, cortesía y respeto no son asumidas para conmigo; la molestia viene siempre cuando se asume con los demás; es lo que en muchas ocasiones hemos dicho: que las normas, leyes que yo exijo que cumplan los demás, son las mismas normas y leyes que yo no estoy dispuesto a cumplir. Y esto es hasta evangélico, porque el mismo Jesucristo dijo «trata a los demás como quieres que te traten a ti». Nos atrevemos a decir que pareciera que no se nos está educando para la amabilidad, la cortesía y el respeto, porque parece que, para el hombre de hoy, manifestar estas actitudes, -o virtudes humanas-, es sinónimo de cobardía y debilidad (por no decirlo con otra palabra). Es como si pareciera que estas actitudes o virtudes humanas fueran anticuadas y hoy están fuera de moda.

Hay personas creyentes que muchas veces le reclaman a Dios el que no actúe de inmediato cuando ellos le exponen sus problemas y, al no recibir la respuesta que esperan y en el momento que esperan, muchos de esos reclamos terminan en un abandono de los caminos de Dios. ¡Y es que no hay solución mágica a los problemas! A Dios le exigimos que nos diga lo que queremos oír, pero Dios nos dice lo que tenemos que oír.


Tenemos que aprender que la fe nos exige siempre paciencia y perseverancia; hay que regarla, cuidarla, abonarla… la fe no es magia. Además de que tenemos que fortalecer la esperanza, tenemos que aprender a saber esperar en el tiempo de Dios. Tenemos que aprender a «aplacar esta urgencia» de nuestra vida de querer que las cosas se hagan cuando yo quiero, como yo quiero y donde yo quiero.

Otro aspecto que no queremos dejar pasar es que una de las causas de este inmediatismo es la in uencia que tienen los medios de comunicación; esta insistencia por estos medios de conducirnos por este camino de lo inmediato con su «¡llame ya, llame ahora mismo, ¡qué espera!»; pareciera como si el mundo, la vida se nos va a acabar si no hacemos esa llamada en el momento, y caemos en la trampa. Y esto, claro está, es lo que contribuye a este consumismo que nos arrastra y nos convierte en compradores compulsivos en el que estamos inmersos y que nos lleva también por consecuencia a crearnos falsas necesidades. Recordemos que, según la lógica cristiana, rico no es el que más tiene, sino el que menos necesita.

Otro punto de este inmediatismo lo encontramos en la relación que muchas veces se establece entre el fetichismo y la religión: personas que llevan a su casa un determinado objeto o amuleto y lo ponen en un lugar determinado en el hogar para que se vayan las «malas vibras», creyendo que esto provocará que los problemas familiares desaparezcan. La superstición está muy metida y arraigada en nuestra gente. Son muchas las personas que después de ir a misa el domingo o al culto, se dan su vueltecita donde el brujo o la señora adivina para que les lea la tasa, les lea la mano, le haga una limpia, le contacten con los espíritus del más allá, etc.

Tenemos que recuperar la con anza en el Dios Todopoderoso, el Dios que Jesucristo nos vino a revelar y que no nos chantajea ni engaña. Jesús vino para que tengamos vida y vida en abundancia, vida eterna. Pero esta vida eterna cuesta y exige esfuerzo y sacri cio, y sólo los que se esfuerzan y se sacri can logran alcanzarla; y es que el hombre de hoy vive como si nunca fuera a morir, y muere sin haber vivido.

Descargar Revista

 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top