«HÁGASE EN MI SEGÚN TU PALABRA».

Portada-Revista-Palanca-Enero-2019.jpg
Comparte estas informaciones:

Descarga aquí

TANTO AMÓ DIOS AL MUNDO…

Es de nosotros conocida la canción que dice el amor de Dios es maravilloso/tan alto que no puedo estar arriba de él/ tan ancho que no puedo estar afuera de él/tan bajo que no puedo estar debajo de él.

Yes que el amor de Dios es precisamente eso: es incomprensible, inabarcable. El amor de Dios nosdesborda. Además, Dios en su infinita providencia, nole interesa que nosotros lo comprendiéramos en su amor, sino más bien, lo que nos pide y hasta exige, es que nos dejemos amar por Él; por eso nos dice san Juan que Él nos amó primero, para que podamos amarlo a Él, amarnos a nosotros mismos y amar a los demás.

Pero, al evangelista hablar de ese amor de Dios, como no lo puede cuantificar, -como sí lo hacemos con cualquier producto en su valor económico-, pues decimos que lo quemejor se le ocurrió fue poder expresar en otras palabras lamagnitud de ese amor divino, y aún así, se quedaría corto. Dehecho, la palabra «tanto», no hace referencia a la cantidad; es más bien una forma de expresar la inmensidad del amor de Dios, porque letra seguida, nos dice: «…que le entregó a suHijo único, para que todo el que crea en Él tenga vida eterna».Puede ser esta la máxima expresión de la manifestación deDios para con nosotros: entregarnos a su Hijo único. Ya la palabra «entrega» conlleva un significado profundo. No dice el evangelista que fue un «envío», como si fuera un simplemensajero o un mensajero más. En el ritual del sacramentodel matrimonio, cuando los novios se están administrando elmismo, uno al otro se dicen: «…y me entrego a ti». Esta palabraconlleva la profunda donación de todo el ser del amado a lapersona amada: pongo en tus manos todo lo que soy como persona, todo lo que soy como hombre o como mujer, etc., porque te amo. Es una entrega que nace de lo más profundoe íntimo de la persona. Dios, de esta manera, nos entregó a su Hijo, pero a su «Único Hijo», no dice el evangelista «a unode sus hijos»; es su Único Hijo, el amado, el predilecto, el Hijo de sus complacencias, y al que hay que escuchar.

Pero es que esta «entrega», es también la entrega que asumiónuestra Madre Santísima con su hijo: ella también nos entregó a su único hijo. Ambos, -Dios y María-, nos lo dieron porcompleto, no fue por partes. Pero, ¿para qué nos lo entregaron?Pues para que todo el que crea en Él tenga vida eterna. Y es que si es cierto que Cristo vino a revelarnos el plan de salvaciónde Dios para nosotros y quiere que todos los hombres nossalvemos y lleguemos al conocimiento de la verdad, lo cierto es que no todos han recibido o acogido este plan de salvación de Dios. Por eso, aunque la salvación nos ha sido dada a todos por voluntad divina, no todos se salvarán; sólo se salvaráel que reciba este plan de Dios escuchando y poniendo enpráctica la Palabra de Dios, revelada en su Hijo Unigénito. De ahí entonces, que a la pregunta de uno de sus discípulos: «¿serán muchos o pocos los que se salven?» La respuestafue de que no importa si son muchos o pocos los que sesalven, sino que se salvará el que quiera salvarse; puesto que la salvación departe de Dios ya está dada como undon o regalo, y lo que se necesita por parte de cada uno de nosotros es aceptarla o rechazarla; porque,«no todo el que me diga Señor, Señor, se va a salvar».

Por eso también, en principio, Cristo no vino al mundo a morir por nosotros, no. Cristo vino a revelarnos el plan de salvación de Dios para nosotros. Ahora, Cristo Jesús, fue tomando conciencia de la consecuencia que el revelar y comunicar este plan de Dios le iba atraer: incomprensión, persecución, condenación a muerte, y muerte en la cruz. Es decir, nosotros pornuestro egoísmo matamos al Hijo de Dios. Así supo y quiso integrar esta realidad a su vida, a su misión;y por eso, si antes de Cristo, la muerte en cruz era tenida como la más indigna forma de morir y comomaldición, a partir de Cristo, la cruz se convierte ensigno de redención: Cristo, con su muerte en la cruznos redime, es decir, nos libera de la esclavitud delpecado, nos sana de la enfermedad, del dolor y el sufrimiento que produce en nosotros el pecado ynos salva de la condenación que causa en nosotrosel pecado. Por eso, la muerte de Cristo en la cruz, es muerte redentora.

Cristo no vino a condenar al mundo, sino a que el mundo se salve por Él. Pero, ¿de qué mundo se trata? No es del mundo de la creación, que es obra de Dios;es más bien, del mundo como aliado del pecado; de ese mundo que, con sus criterios, sus institucionesde pecado (injusticia, opresión, esclavitud, guerras, envidias, odios, venganzas, etc.), se opone al plan de salvación de Dios.

No nos rompamos la cabeza en tratar de comprendera Dios y su amor para con nosotros; más bien esforcémonos por creer en Él, tal y como su Hijo nos dijo: «crean en Dios y cran también en mi»; esforcémonos también por dejarnos amar por Él, porsu infinito amor y poder así experimentar también su misericordia. Viviendo esto, todos los demás sabrán que somos discípulos suyos.

 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top