SI LO SABEMOS, ¿POR QUÉ NO LO PRACTICAMOS?

Screen-Shot-2018-02-15-at-10.47.29-AM.png
Comparte estas informaciones:

DESCARGA LA REVISTA: AQUÍ

En el diccionario etimológico encontramos que la palabra autoridad viene del latín auctoritas, que derivó de auctor, cuya raíz es augere, que significa aumentar, promover, hacer progresar. Desde el punto de vista etimológico, autoridad es una cualidad creadora de ser, así como de progreso. Pero también en latín las palabras ducet et docet hacen referencia a conducir y enseñar. Así entonces, tenemos que la persona que ejerce autoridad es aquella que es creadora o forjadora del ser propio y del ser del otro. Pero, también en base a las palabras latinas antes mencionadas, podemos decir que la persona que ejerce autoridad es aquella que sabe o debe conducirse en la vida y a la vez enseña a los demás.

Desde el punto de vista da la fe, podemos a rmar que estas cualidades estaban bien claras y de nidas en la persona de Jesús: Jesús fue llamado por los demás como el Maestro; que enseñaba con una sabiduría diferente a la de los demás escribas y fariseos. Jesús también se conducía con autoridad y esto era muy bien percibido por sus oyentes; sabía muy bien ejercer esta cualidad con sus seguidores, principalmente con sus discípulos. Una cosa es ejercer la autoridad y otra es ejercer el autoritarismo: la primera, como ya lo hemos visto, es positiva y ayuda al buen conducirse de la persona; mientras que la segunda es entendida como el ejercicio abusivo de la autoridad, y puede derivar en despotismo, dictadura, absolutismo, etc. Todo esto viene al asunto de preguntarnos por qué hoy en día la humanidad está tan falta de autoridad o, como dicen otros, hay un gran vacío de autoridad en la humanidad, en sus instituciones. Se puede decir que esta falta de autoridad se ha institucionalizado, es estructural; y esto, como es lógico, está contribuyendo al deterioro de la convivencia social, familiar y cultural.

Pensemos rápidamente en la falta de autoridad que hay en la institución familiar. Parece ser que en nuestros días, los padres tienen miedo a ejercer la autoridad que es su deber. Hay padres que tienen o mani estan miedo a corregir a sus hijos de sus errores; que, en el colmo, hasta parece que les piden permiso a sus hijos para hacer o decir las cosas, etc. Uno de los grandes errores en muchos hogares es que hoy todo lo dialogan, y no todo se dialoga; la aplicación de las normas se regatea y los padres, muchas veces, ceden ante el chantaje de los hijos. Un error de muchos padres es pensar que sus hijos no pasen las dificultades que ellos pasaron en su niñez o que no tengan las limitaciones que ellos tuvieron. Pero, ¿es este pensamiento correcto? Claro queno.A los hijos no se les puede dar todo,aun que sepueda darlo; más bien hay que enseñarles a esforzarse en la vida, hay que enseñarles el valor del sacri cio, del trabajo, del respeto, de la responsabilidad; como se dice popularmente: hay que enseñarles a rascarse con sus propias uñas. A los hijos no se les puede llenar de derechos, y no recordarles sus deberes. Hay que educarlos enseñándoles quién tiene la autoridad en el hogar, y la autoridad es monopolio de los padres. Los padres cristianos deben de pedirle a Dios que les ilumine para que sepan ejercerla con amor y de acuerdo a su voluntad; el mejor ejemplo lo tienen en el mismo Jesús que practicó el servicio con amor y autoridad.


Los padres cristianos deben de pedirle a Dios que les ilumine para que sepan ejercerla con amor y de acuerdo a su voluntad; el mejor ejemplo lo tienen en el mismo Jesús que practicó el servicio con amor y autoridad.


Y en cuanto al ejercicio de la autoridad en la sociedad, ¿qué pasa? Pues que vemos cómo la autoridad está desacreditada en ella. Hoy tenemos una sociedad desa ante a la autoridad, en gran parte consecuencia de que la misma institución ha caído en la violación de la misma ley que ella está llamada a cumplir y hacer cumplir. Tenemos una institución que negocia y hasta le regatean y se deja chantajear en la aplicación de la ley. Las leyes se negocian, se discuten, se aprueban o se rechazan en el Congreso; pero una vez aprobadas y promulgadas, se tienen que aplicar: «la ley es dura, pero es la ley». Hoy en día se está exigiendo el «imperio de la ley».

Debemos y tenemos que ser una sociedad que no transija con la aplicación de la ley; que sea cierto de que todos somos iguales ante la ley. Que la ley no sea utilizada para proteger a los poderosos y fastidiar a los pequeños. Y es que cuando una sociedad esta manga por hombro, no queda más que el desorden y caos. No se trata de exigir a los demás que cumplan la ley que yo no estoy dispuesto a cumplir. Es muy característico de nosotros que cuando vamos a un país en donde sí se cumplen las leyes, nos adaptamos inmediatamente a ello, pero no queremos hacerlo en nuestro país. Y es que ese es el problema, no queremos hacerlo. Seguimos fomentando el desorden, la anarquía, el caos, porque hay quienes se bene cian del desorden; queremos ser una sociedad ordenada, pero sin esfuerzo ni sacri cio. La autoridad tiene que devolverle a la institución el monopolio de la misma, pero ella tiene que dar ejemplo de su el cumplimiento al resto de la sociedad, porque el ejemplo entra por casa.


Si sabemos esto, pues actuemos en consecuencia. No seamos cobardes ni acomodaticios ni irresponsables. Tenemos un deber y responsabilidad que asumir, ya que por esto se nos pedirá cuenta.


 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top