REVISTA PALANCA DE DICIEMBRE 2020

Revista-Palanca_DICIEMBRE_2020.jpg
Comparte estas informaciones:

¡Descarga aquí!

“Él es la piedra que desecharon ustedes, los arquitectos, y que se ha convertido en piedra angular; no hay salvación en ningún otro, pues bajo el cielo no se ha dado a los hombres otro nombre por el que debamos salvarnos” (Hc 4,11-12).

Nuestro señor Jesucristo nos insistió siempre en que debemos “leer” la Escritura y el Evangelio, nunca habló de interpretar: “¿No han leído nunca la Escritura…?” (Mt 21,42) Si no leemos, ¿cómo vamos a conocer a Dios? Y es que hay muchos que no conocen a Dios precisamente porque no han leído, ya que las Escrituras hablan de Cristo: “Escudriñan las Escrituras, ya que piensan tener en ellas la vida eterna: son ellas las que dan testimonio de mi” (Jn 5,39). Y es que sólo Cristo salva; nadie se salva por sí mismo, ni por su propio conocimiento; la salvación se nos ha sido dada sólo por medio de Jesucristo: “Pues nadie puede poner otro cimiento, fuera del ya puesto, que es Jesucristo” (1Cor 3, 11). Jesucristo nos dijo que quien quiera edificar su casa sobre roca firme, debía de escuchar su palabra y ponerla en práctica, y esa sería la manera prudente y sensata de vivir del verdadero creyente en Él: edificando su casa sobre roca firme. Por esto, el cimiento de la ciudad de Dios, de la que habla san Agustín, es Jesucristo, la piedra angular, no tallada por mano humana. Para poder edificar sobre esta roca, tenemos que salir, abandonar nuestras comodidades y seguridades, nuestras idolatrías (Moloc, Baal, dinero, poder, prestigio, etc): “El que quiera salvar su alma, la perderá; pero, el que pierda su alma por mí, la encontrará” (Mt 16,25).

Puedes continuar leyendo nuestro editorial en el siguiente, haciendo clic aquí 

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top