¿Por que Adoramos la Cruz el Viernes Santo?

Screen-Shot-2016-03-19-at-11.15.10-AM.png
Comparte estas informaciones:

El Viernes Santo es el día en que la iglesia invita a todos los eles a meditar, conmemorar y celebrar la pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo.

Después de la lectura solemne del relato de la pasión y de la oración universal en la que se ora por todos, incluso por los que no creen en Cristo, ni creen en Dios. El celebrante sostiene la cruz en sus manos, la va descubriendo poco a poco, la eleva y la muestra al pueblo diciendo:

«Mirad el árbol de la cruz donde estuvo clavada la salvación del mundo».

Y todos respondemos: «Venid a adorarlo». Nos ponemos de rodillas y en silencio adoramos la cruz. Adorar la cruz significa adorar a Cristo que en la cruz derramó su sangre para salvarnos. Todos los católicos sabemos que es a Dios a quien adoramos, nos acercamos a la cruz para adorar a Jesús, que en la cruz derramó su sangre.

Como lo expresa uno de los himnos populares que ese día cantamos en la iglesia: «Venid pecadores al pie de la cruz a adorar la sangre de mi buen Jesús». Muchos que actúan como «Enemigos de la cruz de Cristo» (Fl 3,18), piensan que no deberíamos hacer eso, ya que besar la cruz seria como dar un beso en la pistola o al cuchillo con el que mataron a un ser querido. Nosotros que lo hacemos responderemos:

En primer lugar a Jesús no lo mataron, Él dio su vida por nosotros. «Nadie me quita la vida, yo la doy voluntariamente». (Jn 10,18).

Para los católicos besar la cruz es responder con amor al que en la cruz nos ha dado la muestra más grande de amor.
«Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos». (Jn 15, 13)

«La prueba de que Dios nos ama es que Cristo, siendo nosotros todavía pecadores, murió por nosotros». (Rm 5, 8)

Los católicos expresamos con un beso lo que San Pablo escribió con estas hermosas palabras: «Él me amó y se entregó por mi». (Ga 2, 20).

En segundo lugar la cruz no es signo de muerte, si no SEÑAL DE SALVACIÓN. El profeta Ezequiel dice que Dios mandó a marcar con una cruz la frente de los que serian salvados de la muerte y dijo: «No toquen a quien lleva la cruz en la frente». (Ez 9, 4-6)

Las versiones no católicas de la Biblia usan la palabra «Señal» en lugar de la palabra «Cruz».

La Biblia de estudio de «Dios habla Hoy», editada por sociedades bíblicas unidas (Editorial no católica), pone esta nota a esos versículos:

«Una señal: literalmente una taw, la última letra del alfabeto hebreo, como la taw, en la antigua escritura hebrea, tenia forma de cruz, muchos cristianos han visto en esta señal una referencia profética a la cruz de Cristo»

En el nuevo testamento no hay dudas, Jesús nos ha salvado muriendo por nosotros en la cruz «Cancelo la nota de cargo que había contra nosotros… clavándola en la cruz». (Col 2, 14).

Para entender de una mejor manera el acto de «La adoración de la cruz» recordemos las palabras de Jesús que dijo: «cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mi». (Jn 12,32)

Y meditemos el capítulo cinco del libro de Apocalipsis que nos presenta a los cuatro vivientes, los veinticuatro ancianos, la multitud de ángeles del cielo y a todas las criaturas de la tierra postrados adorando, alabando y dando gracias al cordero degollado que derramó su sangre para salvarnos. Por la sangre que Jesús derramó en la cruz nos ha reconciliado y nos ha dado la paz (Cf. Col 1,20) Los católicos al acercarnos con amor a la cruz aceptamos la invitación que hace Jesús a sus discípulos:

«Si alguno quiere venir detrás de mi, niéguese a si mismo, tome cada día su cruz y sígame». (Lc 9, 23)

Sabiendo como sabia San Pablo que la cruz de Cristo es un privilegio pero también es un compromiso.

«Dios me libre de gloriarme si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por lo cual el mundo es para mi un crucificado y yo un crucificado para el mundo». (Gal 6,14)

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top