NO SEAMOS COMO JUDAS

282c86c6-b8c0-4cbf-b80f-8169d356c284.jpg
Comparte estas informaciones:

Descarga la revista click aquí

No deja de ser interesante el que podamos reflexionar sobre la persona del apóstol Judas Iscariote y poder sacar enseñanzas que nos ayuden a profundizar y fortalecer cada vez más nuestro discipulado y pertenencia a la Iglesia. Son muchos los escritos y reflexiones que se han hecho de este personaje evangélico, hasta libros se han escrito sobre el mismo, abordando su figura desde lo psicológico y lo teológico-doctrinal. Hay estudios que se han hecho incluso en comparación con otro del grupo de los Doce: Pedro; y es interesante este estudio comparativo de ambos apóstoles.

«a ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de Dios»

Para empezar, lo primero que tenemos que descartar es una idea que está muy arraigada en el pensamiento de muchos creyentes sobre Judas Iscariote. Hay quienes afirman todavía que Jesús eligió a Judas para que lo traicionara. Esto es falso. Más bien hay que afirmar que Jesús eligió a Judas con la misma intención con que eligió al resto de los Doce: para revelarle los misterios del Reino de Dios. Esto lo vemos muy claro en el pasaje de la parábola del sembrador que, después de estar solos con sus discípulos, éstos le preguntan qué significaba aquella parábola y el señor les dice que «a ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de Dios»; y comienza a explicarles la parábola y en ningún momento se le invitó a Judas a salir del lugar para que no escuchara. Además, pensar o afirmar esto es tener o hacernos una imagen de Dios que sería injusta porque, parecería que ya hay quienes están destinados para la condenación, sin importar que hagan obras buenas; y otros están destinados a la salvación, sin importar que hagan obras malas. Otro dato interesante que no nos narran los evangelistas es que cada vez que Jesús hace referencia a la entrega o traición a las autoridades judías, nunca menciona el nombre de Judas; solo menciona la acción. Jesús mantuvo a su lado a Judas hasta el último momento que podía esperando a ver si este cambiaba de intención. Pero no sucedió así. Jesús en una ocasión habló de la corrección fraterna; pero los evangelistas no mencionan si Jesús en algún momento intentó hablar con Judas para disuadirlo de su intención traidora. A lo mejor lo intentó varias veces, pero Judas quizá lo evitaba. Lo cierto es que Jesús nunca lo expulsó del grupo.

«lo que tengas que hacer, hazlo pronto»

El evangelista san Juan, que es muy característico en su estilo literario de usar los dualismos: luz-oscuridad, vida- muerte, etc.; nos ayuda a comprender un poco más esta actitud de Judas, y sacarle mayor provecho espiritual, de fe, de Iglesia…, que es en fin lo que nos debe de interesar. En el capítulo 13,21-33.36-38, leemos que Jesús estaba con el grupo de los Doce en lo que la tradición bíblica nos ha mostrado como la Última Cena. Interesante los elementos que encontramos en esta escena evangélica con respecto al Maestro y sus discípulos. Nos dice que estaban juntos y que el Maestro vuelve una vez más a hacer referencia a su muerte y la traición de uno de los suyos. Todos se inquietan y Pedro le hace señas a Juan para que le pregunte y saber de quién se trata. Jesús accede pero lo hace con gesto que, si por un lado no es muy claro, por otro lado, no deja de ser un gesto profundo de amor y confianza: darle un trozo de pan mojado. Esto sigue a las palabras de Jesús de «lo que tengas que hacer, hazlo pronto». Y entonces entra en Judas el demonio y sale corriendo de la sala, y era de noche. Estas palabras pueden pasar desapercibidas por muchos, pero hay todo un sentido teológico-evangélico en ellas. Una de las características del Demonio es que es reconocido en la Biblia como el «príncipe de las tinieblas». Al entrar en Judas, pues las tinieblas se apoderan de él; y como era de noche cuando salió, pues Judas abandonó la luz, -que es Cristo-, para irse a meter a las tinieblas. Recordemos que Cristo en otra ocasión había dicho que él era la luz que alumbra a todo hombre y que todo el que va hacia él no caminará en las tinieblas. Pero esto fue lo que hizo Judas: abandonó la luz, la vida, la libertad… para irse a meter en las tinieblas, la muerte, la esclavitud. Es de resaltar también que el evangelista menciona hasta este momento que es cuando el Demonio por fin entra en Judas, es decir, a pesar de que Judas venía pensando desde hace rato el entregar al Maestro, todavía el Demonio no entraba en él.

No debemos abandonar la luz que es Cristo

En fin, de lo que se trata es que, mirando hacia a este personaje y sus actitudes, lo que debemos de hacer es no actuar como él. Podríamos pensar que si se hubiera arrepentido y pedido perdón a tiempo, a lo mejor el Maestro le hubiera perdonado. Recordemos que Pedro también negó al Maestro, y fue perdonado. La diferencia puede estar precisamente en que uno sí buscó y se dejó impregnar por la misericordia divina, pero el otro no. No debemos abandonar la luz que es Cristo. Abandonar a Cristo, el Dios vivo y verdadero, es empezar a vivir el infierno aquí en la tierra y ser presa del Demonio y de la muerte. Nosotros también hemos sido elegidos por Cristo para ser luz de las naciones, para que los demás, viendo nuestras buenas obras den gloria al Padre del Cielo. Cristo nos ha llamado a estar con él, para aprender de él los misterios del Reino de Dios en comunidad eclesial y de discipulado. Amemos a Cristo y su familia, que es su Iglesia, a la cual pertenecemos por el bautismo que hemos recibido.

Descarga la revista click aquí

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top