Comparte estas informaciones:

El 2 de Julio de 1967, siendo las 11:00 de la mañana, S.E. Revma, Monseñor Em­manuele Clarizio, ex-Nuncio de su Santi­dad el Papa Pablo VI en nuestro país, (re­cientemente había sido trasladado al Ca­nadá), bendecía e inauguraba nuestra “Ca­sa de San Pablo”. Se respiraba un aire de alegría y satisfacción, pero sobre todo de esperanza y caridad.

Monseñor Clarizio calificó a la “Casa de San Pablo” como “sencilla y alegre, capaz y austera” y como una “concreción de mu­chos esfuerzos y sacrificios”.

Una misa concelebrada por Monseñor Hugo Polanco Brito, administrador Sede Plena de la Arquidiócesis de Santo Domin­go y varios sacerdotes, entre los que se en­contraba el R,P. José Rodríguez Mantilla, 0.P,, asesor de Movimiento de Cursillos de Cristiandad en la Arquidiócesis, puso fin a la inauguración.

La Casa de San Pablo ocupa un área de 10,000 metros cuadrados. El área de construcción, propiamente dicha, es de 1,500 metros, consta de cuatro pabellones:

  • El primero contiene capilla, salón de ac­tos y un salón de recibo.
  • En el segundo están 20 habitaciones con capacidad para tres personas cada una.
  • El tercer pabellón esta ocupado por el corredor, la cocina, dormitorio para el ser­vicio y sanitarios.
Comparte estas informaciones:
Top