LA EPOPEYA DE UNA TAPA DE INODORO

limpiar-inodoro-refresco-cola-416x236x80xX.jpg
Comparte estas informaciones:

Por: Freddy Ginebra

Iniciando las vacaciones descubrimos, en el apartamento seleccionado, que la tapa de un inodoro estaba rota y allí, sin darnos cuenta, comenzó la aventura

Agosto significa vacaciones. Todos los años hacemos un esfuerzo de irnos a la playa en ese mes. Las Terrenas es la consigna. Ese año tenía dos trajes de baño para estrenar que heredé de mi primo hermano Chepe y ese sería el rito del verano, me bañaría con su recuerdo contemplando el mar. Las vacaciones las compartimos con la familia. Catalina mi nieta se fue con nosotros una semana, pero ya ese es otro tema. Llegamos al apartamento seleccionado y mi esposa -amiga de que todo esté bien- descubrió que la tapa de un inodoro estaba rota y allí, sin darnos cuenta, comenzó la aventura.

–Vaya a la ferretería Costa y allá la encuentra –le dijo el encargado del proyecto. Conociendo a mi compañera de vida entendí que hasta que esa tapa no estuviera colocada debidamente, la tapa del inodoro iba a ser conversación obsesiva cada día. Puse mi mejor sonrisa y, luego de una inmersión exhaustiva paseándome entre inodoros y tapas, encontramos una que coincidía con la foto que mi dama tenía.

Llamamos al inodorista del complejo y, luego de una mañana intensa intentando hacer coincidir los hoyos del artefacto con los tornillos de la tapa, dijo que imposible de colocarla.Mi esposa, que jamás se da por vencida, me solicitó –como solo las esposas saben pedir– que la llevara de nuevo en búsqueda del susodicho artefacto.

Puedes continuar leyendo nuestro editorial en el siguiente, haciendo clic aquí

Comparte estas informaciones:

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top